Revista de Prensa

¿Vuelos directos Washington-Teherán?

 

iran-air-boeing
"Los veinte efectivos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas –dependiente de la ONU– ya están en Siria. Su objetivo es la destrucción –de aquí a mediados de 2014– del arsenal químico del régimen baazista"

Es lo que se desprende de las declaraciones del responsable del Consejo Supremo para los Iraníes Expatriados, Akbar Torkan: “El presidente ha firmado una orden para estudiar cómo podría hacerse posible el establecimiento de vuelos directos entre ambos países, para resolver los problemas de transporte de los compatriotas residentes en EEUU”.

El general Mohamed Alí Jafari criticó ayer públicamente al presidente del país, Hasán Ruhaní, por sus contactos diplomáticos con Obama.

Según el jefe de la Guardia Republicana, Ruhaní “mantuvo una posición firme y adecuada” durante su estancia en EEUU, pero, añadió, “de la misma forma en que se negó a reunirse con Obama, debería haber rechazado hablar con él por teléfono y esperar acciones concretas del Gobierno estadounidense”.

Ese fue el argumento principal de la entrevista que el primer ministro israelí mantuvo ayer con el presidente norteamericano, tras la cual Netanyahu declaró a la prensa que Irán está “comprometido con la destrucción de Israel”, por lo que su programa nuclear debe ser “completamente desmantelado”.

Por su parte, Obama aseguró a Netanyahu que EEUU mantiene abiertas todas las opciones, incluida la intervención militar, aunque confía en que las conversaciones diplomáticas con Teherán hagan innecesario recurrir a la fuerza.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamed Javad Zarif, ha declarado que la República Islámica debería participar en la conferencia internacional que se va a celebrar en Ginebra (Suiza) para tratar de resolver el conflicto sirio y que está dispuesta a involucrarse en el plan para la eliminación de las armas químicas que posee su aliado Bashar al Asad.

Los veinte efectivos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas –dependiente de la ONU– ya están en el país. Su objetivo es la destrucción –de aquí a mediados de 2014– del arsenal químico del régimen baazista, que se cree está compuesto principalmente de gas sarín, unas 1.000 toneladas, y se almacena en unos 45 recintos repartidos por toda Siria.

Los ataques han tenido por objetivo zonas mayoritariamente pobladas por musulmanes chiíes, por lo que todo parece indicar que los responsables son terroristas de confesión suní.

La violencia sectaria se ha cobrado más de 6.000 vidas en Irak en lo que va de año.

Un numeroso grupo de hombres armados sin identificar se hizo ayer con el control de unas instalaciones del Ejército en Mukala, ciudad costera en el sur del país, según informaron fuentes militares.

En el asalto murieron tres soldados y otros seis resultaron heridos. Al parecer, los asaltantes mantienen un número indeterminado de rehenes.