Revista de Prensa

Veinte años de Mohamed VI: qué ha cambiado en Marruecos

 

bandera-marruecos
"Según el más reciente encuesta del Barómetro Árabe, el 49% de los marroquíes desean cambios domésticos inmediatos (el mayor porcentaje de entre los países consultados), y el 70% de los mayores de edad menores de 30 años desea emigrar. Afrontar de una manera adecuada las frustraciones subyacentes a estos guarismos es un desafío de primer orden para Mohamed VI en su tercera década de reinado"

Por su interés, traducimos buena parte del artículo que, con el título de “Twenty Years Under King Mohammed VI (Part 1): Domestic Developments” [Veinte años de reinado de Mohamed VI (Primera Parte): desarrollos domésticos] han publicado las investigadoras Sarah Feuer y Reda Ayadi en The Washington Institute for Near East Policy.

***

Marruecos ha logrado avances significativos en varios ámbitos del desarrollo económico y humano. Al mismo tiempo, Mohamed ha compartido la preferencia de su padre por la apertura política limitada, rehusando la liberalización profunda que muchos confiaban acometería. (…)

El balance de Mohamed incluye una serie de logros económicos notables. El PIB de Marruecos ha crecido desde los 42.000 millones de dólares de 1999 a los 110.000 de 2017 (en dólares de 2017). (…) en la actualidad, [Marruecos] es el segundo país de la región en el índice que mide la facilidad para hacer negocios que elabora el Banco Mundial, tras Emiratos. (…)

También hay logros destacados en lo relacionado con la escolarización, el avance de la mujer y la reducción de la pobreza. En 1999, nada menos que un tercio de los niños en edad escolar (primaria) no iba a la escuela. (…) la escolarización en primaria se sitúa hoy en el 97% (…) En 2004, la Monarquía reformó el Código de Familia (…) y garantizó a las mujeres el derecho al divorcio, a la custodia infantil y a la autotutela, a la vez que aumentó a los 18 años la edad mínima para contraer matrimonio. La pobreza ha disminuido sustancialmente desde 1999, cuando (…) el 16% de la población y el 30% de los habitantes del campo se encontraba por debajo de la línea de pobreza; hoy, esas cifras son del 4 y el 19% [respectivamente]. (…) prácticamente el 100% de las comunidades rurales tienen ahora acceso a la electricidad, comparado con sólo el 18% de 1999.

(…)

El reino destaca asimismo en lo relacionado con la confrontación del extremismo islamista. Cuando ya habían transcurrido cuatro años del reinado de Mohamed, Marruecos se vio sacudido por el peor ataque terrorista de su historia, en el que 12 terroristas suicidas se hicieron estallar en varios lugares turísticos y centros judíos de la capital, provocando la muerte de 33 civiles. El ataque llevó al rey –que, como Comendador de los Creyentes, es además la principal autoridad religiosa del país– a lanzar una serie de reformas comprehensivas [para] poner las mezquitas y las escuelas islámicas bajo un más estricto control estatal, purgar de contenido extremista el currículo de la educación religiosa, promover el sufismo y otras corrientes del islam que se considera promueven la moderación y establecer una academia de formación de imanes para estudiantes procedentes del norte y el oeste de África y, cada vez más, Europa.

Estas reformas no han inmunizado al reino contra el terrorismo doméstico, como atestiguan los 2.000 marroquíes que –según se estima– se sumaron al Estado Islámico y a otros grupos yihadistas en Siria entre 2012 y 2016.

[…] los atentados de 2003 dieron pie a una legislación antiterrorista que asociaciones pro derechos humanos critican porque abraza una definición de terrorismo demasiado abierta que faculta al Gobierno obstruir (…) la actividad política pacífica. (…)

La frustración por el ritmo de las reformas alcanzó su punto de ebullición en 2011, en el contexto de los levantamientos de la Primavera Árabe que se produjeron por todo Oriente Medio. […] Según el más reciente encuesta del Barómetro Árabe, el 49% de los marroquíes desean cambios domésticos inmediatos (el mayor porcentaje de entre los países consultados), y el 70% de los mayores de edad menores de 30 años desea emigrar. Afrontar de una manera adecuada las frustraciones subyacentes a estos guarismos es un desafío de primer orden para Mohamed VI en su tercera década de reinado.