Revista de Prensa

Trump, vendedor de sueños

 

donald-trump-victoria

Nadav Eyal destaca la capacidad negociadora del presidente estadounidense, que ha dejado contentos a todos sus interlocutores en su primera visita a Oriente Medio.

Cualquiera que esté familiarizado con el modelo del imperio empresarial de Trump sabe que el núcleo de su negocio son las ventas. Trump vende un sueño, una marca que ha trabajado a lo largo de toda su vida adulta. Desde el ático dorado a comer una Big Mac en un jet privado, el presidente americano ha dedicado su vida a construir una imagen y rentabilizarla después (…).

En su visita a Oriente Medio Trump, vendió y vendió; y con mucho éxito. El rey saudí Salman se convirtió en el héroe particular del presidente. (…)

Los israelíes recibieron mucho calor para Netanyahu, simpatía para con la situación israelí y una importante visita al Muro Occidental. (…) Los palestinos no consiguieron siquiera el derecho de autodeterminación, pero Trump es tan buen vendedor que incluso ellos quedaron satisfechos.

El periodista saudí Abdulramán al Rachid apuesta por unas Fuerzas Armadas auténticamente vinculadas al pueblo, que se enfrenten a las tropas del régimen de Bashar al Asad y las milicias iraníes y permitan estabilizar el país a medio plazo.

(…) la situación llama al establecimiento de un nuevo Ejército sirio por varias razones. La primera de todas: ese Ejército representará al pueblo sirio y no a una secta, religión o grupo extremista, y no estará conformado por los países de la región o por mercenarios. Siria necesita un Ejército que represente a todos los sirios, restablezca el Estado, imponga el orden y opere con legitimidad internacional.

Un nuevo Ejército sirio, por consiguiente, es necesario para poner fin al caos resultante como consecuencia de la expansión de docenas de milicias, y para unir a la oposición armada bajo una sola bandera y un mismo liderazgo. Por supuesto, esta oposición armada debería unificarse después de ser ordenada para asegurarse de que es ideológicamente ‘apropiada’ y patriótica, no religiosa. Los miles de desertores del Ejército Árabe Sirio que rechazaron matar a su gente pueden ser el corazón de este nuevo Ejército sirio.

El jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía ha respondido a las preguntas de la comisión parlamentaria que investiga el fallido golpe de Estado de julio del año pasado. El director del Hurriyet Daily News, Murat Yetkin, recoge en esta pieza las principales conclusiones de su comparecencia.

El segundo mayor Ejército de la OTAN, conocido por su disciplina, tenía varios problemas en la cadena de mando, ya que miles de sus miembros estuvieron obedeciendo las instrucciones de algunos civiles ajenos al Ejército debido a sus vínculos religiosos, en lugar de [seguir] la jerarquía militar.

Parece que la noción de que los miembros de las Fuerzas Armadas estaban adoctrinados en los principios laicos y kemalistas era en realidad una tapadera para permitir el trabajo clandestino de una red religiosa ilegal.

La capacidad intelectual de los altos mandos no pudo evaluar la amenaza, juzgar la situación y adoptar las medidas necesarias con una rápida respuesta y firme determinación.

Al margen del resultado de la investigación, estos temas requieren una reestructuración del Ejército.