El Blog

Torturas en la Autoridad Palestina

 

“Ocurren ciertas cosas, hay torturas, pero no es la política [de la Autoridad Palestina]”. Así se ha manifestado el primer ministro de la propia Autoridad Palestina, Rami Hamdalá, en declaraciones al Deutsche Welle; declaraciones que, naturalmente, han suscitado polémica.

kefia-palestina

Pese a lo afirmado por Hamdalá, el analista Grant Rumley, de la Foundation for Defense of Democracies, refiere que la práctica de la tortura es común en las dependencias de la AP.

Grupos palestinos de derechos humanos informaron en enero de que sólo en 2015 habían recibido 150 denuncias por abusos. Un informe reciente del Euro-Mediterranean Human Rights Monitor encontró que las fuerzas de la AP habían llamado a declarar o detenido a unos 2.000 palestinos en 2015, y que 179 de ellos dijeron “no haber visto una orden de arresto”, haber sufrido confiscaciones e incluso sido “golpeados con palos” y sometidos a “confinamiento en solitario”. Amnistía Internacional ha confirmado cifras similares. (…)

(…)

En la entrevista, Hamdalá reconoció que “a veces se producen errores”, pero insistió en que la AP emprendió acciones legales contra las fuerzas de seguridad acusadas de tortura. Aunque el primer ministro de la AP trató de presentar una visión benigna del clima político palestino, las acciones de su Gobierno no impiden que se vea una gran verdad: el espacio para el disenso en la Margen Occidental se está estrechando, y aquellos que desafían al sistema siguen pagando un penoso precio.