Contextos

Tensión en Al Qaeda

Por Thomas Joscelyn 

Aymán al Zawahiri, líder de Al Qaeda.
"Zawahiri arbitra una disputa entre los emires de Al Qaeda del Estado Islámico de Irak (AQI) y el Frente Al Nusra (FAN) de Siria. El desacuerdo entre ambos, al parecer, ha causado problemas a las operaciones de su organización matriz desde que se hiciera público""Zawahiri escribe que la disputa que estalló en abril le pilló por sorpresa, y afirma que a los altos dirigentes de Al Qaeda nunca se les pidió 'autorización ni consejo', ni se les notificó lo que sucedía entre ambas partes, y que se enteraron de todo 'por la prensa'"

Al Yazira ha publicado una carta supuestamente escrita por Aymán al Zawahiri a los líderes de las franquicias de Al Qaeda en Irak y Siria. Dos agentes de inteligencia con los que se ha puesto en contacto The Long War Journal afirman que la carta es auténtica.

En el documento, con fecha de 23 de mayo, Zawahiri arbitra una disputa entre los emires de Al Qaeda del Estado Islámico de Irak (AQI) y el Frente Al Nusra (FAN) de Siria. El desacuerdo entre ambos, al parecer, ha causado problemas a las operaciones de su organización matriz desde que se hiciera público, a principios de abril.

La disputa surgió cuando Abu Bakr al Bagdadi, que dirige AQI, trató de unir todas las operaciones de Al Qaeda en Irak y Siria en una sola organización, denominada el Estado Islámico en Irak y el Levante.

Pocos días después de que Al Bagdadi realizara su anuncio (8 de abril), Abu Muhamad al Julani, emir del FAN, respondió con un mensaje de su cosecha. Rechazaba la pretensión de Al Bagdadi de realizar sus operaciones con una nueva denominación, bajo una bandera común, y reiteró su juramento de fidelidad directa a Zawahiri, puenteando así a aquél, que era su antiguo comandante en Irak.

El dictamen de Zawahiri

En su carta, Zawahiri disuelve el Estado Islámico en Irak de Al Bagdadi y amonesta a  ambos líderes, a los que dice que, por el momento, sus operaciones se hallan confinadas a sus respectivos escenarios. Al Bagdadi “se equivocó al anunciar el Estado Islámico en Irak y el Levante sin pedir permiso, sin recibir nuestro consejo e incluso sin notificárnoslo”, escribe Zawahiri. Al Julani “se equivocó” al rechazar el anuncio de Al Bagdadi y “al mostrar sus vínculos con Al Qaeda sin nuestro permiso ni consejo, incluso sin notificárnoslo”.

El Frente Al Nusra seguirá siendo “una entidad independiente” bajo “el mando general” de Al Qaeda, dice Zawahiri, mientras que AQI seguirá ocupando su puesto en Irak.

Zawahiri dice que ambos hombres pueden seguir en sus puestos, como emires de sus respectivos grupos, durante un año, pero que luego cada uno deberá “enviar un informe al mando general [de Al Qaeda] sobre el avance en las actividades”. Entonces, éste decidirá si prolonga sus mandatos. Mientras, ambos deben evitar la lucha interna, y cada uno debe apoyar las operaciones del otro en lo que sea necesario, lo que incluye “combatientes, armas, dinero, refugio y seguridad”.

Un experto de la vieja guardia supervisará las operaciones

La carta indica que Zawahiri ha designado a un dirigente de Al Qaeda, conocido como Abu Jalid al Suri, “el mejor de los hombres que hemos conocido entre los muyahidines”, para que se asegure de que sus órdenes se cumplen. Se le han otorgado poderes para resolver “cualquier disputa” entre los dos emires “que pueda surgir de la interpretación de este dictamen”. Y, si es necesario, podrá “convocar un tribunal de la sharia para que juzgue el caso”.

El veterano Muhamad Bahaya, también conocido como Abu Jalid al Suri, fue liberado de una prisión siria tras la rebelión contra el régimen de Bashar al Asad. Bahaya es retratado de forma minuciosa en el libro de Brynjar Lia Architect of Global Jihad: The Life of Al Qaeda Strategist Abu Musab al Suri (“El arquitecto de la yihad global: la vida del estratega de Al Qaeda Abu Musab al Suri”). Abu Musab al Suri, cuyo verdadero nombre es Mustafá Setmariam Nasar, es un destacado ideólogo de Al Qaeda, que al parecer fue liberado de una cárcel siria junto a Abu Jalid. Lia describe a este último como “amigo y compañero de toda la vida” de Abu Musab al Suri.

Se pueden encontrar más informes de inteligencia sobre Abu Jalid en los filtrados informes de evaluación de amenazas del Grupo de Trabajo Conjunto de Guantánamo (JTF-GTMO), que lo describen como “íntimo amigo” de Abu Musab e “instructor de tiro con pistola” en los campos de entrenamiento afganos anteriores al 11-S. El dúo ocupa un grueso dosier de Al Qaeda, pese a que en la década de los 90 estuvo en desacuerdo con Osama ben Laden sobre algunas cuestiones clave.

Si el Abu Jalid al Suri que se menciona en la carta es Muhamad Bahaya, entonces un experto de la vieja escuela de Al Qaeda está supervisando ahora los planes de la organización en Siria e Irak.

Posibles antecedentes

Está claro que Al Bagdadi se precipitó al anunciar que las filiales de Al Qaeda en Irak y Siria combatirían y actuarían bajo su mando, movimiento que fue rechazado tanto por el emir del FAN como por el líder supremo de Al Qaeda. ¿Por qué trató tan abiertamente Al Bagdadi de poner el FAN bajo su mando? No podemos saberlo a ciencia cierta, y cualquier respuesta implicaría especulación, pero la información de la prensa y las entradas en destacados foros vinculados a Al Qaeda nos ofrecen pistas al respecto.

Unas dos semanas antes de que la disputa se hiciera pública, The Wall Street Journal informó de que el FAN estaba “reforzando sus vínculos con la dirección central de la organización terrorista en Pakistán, según agentes estadounidenses de la lucha antiterrorista”. Esos mismos agentes anónimos “dijeron que habían observado un incremento en las comunicaciones entre operativos del Frente, de Al Qaeda en Irak y del mando central de AQ en Pakistán”. También informaron de “un creciente número de combatientes de Al Qaeda que viajaban de Pakistán a Siria para unirse a la lucha” con el FAN. El periódico decía también (las negritas son mías):

Los vínculos con las operaciones principales de Al Qaeda se han vuelto tan significativos que los agentes antiterroristas estadounidenses están discutiendo si Al Nusra debería ser considerado ahora su propia filial de Al Qaeda, en vez de una rama de Al Qaeda en Irak, que es como lo ha visto generalmente el Gobierno estadounidense, según una persona familiarizada con la cuestión.

Por tanto, antes incluso del anuncio de Al Bagdadi estaba claro que el FAN estaba ganando estatura, al punto de que podría convertirse en “su propia filial de Al Qaeda”.

La disputa entre Al Bagdadi y Al Julani creó un revuelo considerable en foros pro Al Qaeda. A finales de mayo, un yihadista poco conocido, apodado Abu al Laiz al Ansari, publicó en la web de Ansar al Muyahidin un estudio de 67 páginas sobre la cuestión, que fue resumido por BBC Monitoring.

Al Ansari afirmaba que la organización de Al Bagdadi “ se había enterado de que el Frente Al Nusra estaba debatiendo de forma interna ‘separarse’ (…) y que había enviado dicha petición al líder de Al Qaeda, Aymán al Zawahiri”. Supuestamente, Al Bagdadi anunció entonces la fusión en un intento de “bloquear” el ascenso de su antiguo subordinado a líder de su propia filial de AQ.

BBC Monitoring advertía de que “no era posible (…) verificar esas afirmaciones” y de que “no estaba claro cómo [Al Ansari] había obtenido su información”. Puede que ése no fuera el origen de la discusión. Sin embargo, lo cierto es que resulta bastante plausible.

Los mensajes de comienzos de abril de Al Bagdadi y Al Julani contienen buena cantidad de quejas acerca de quién debía llevarse el crédito por haber creado el Frente Al Nusra. Y el segundo se salta a Bagdadi en la cadena de mando jurando lealtad directamente a Zawahiri. Eso hace posible, si bien no probable, que Al Julani estuviera tratando de separarse de AQI antes del frustrado asalto al poder de Bagdadi. Irónicamente, como informó The Wall Street Journal más de dos semanas antes, los agentes estadounidenses estaban teniendo la misma conversación acerca del puesto del FAN en la jerarquía de Al Qaeda.

Además de The Wall Street Journal, otros medios han informado de los vínculos directos de Al Julani y su FAN con Zawahiri antes de la disputa con Al Bagdadi. En diciembre, por ejemplo, el diario alemán Die Welt citaba a “fuentes de la inteligencia occidental”, que decían que Al Julani era el “contacto en Siria” de Zawahiri.

Dirigir a los afiliados

En su carta, Zawahiri resume las comunicaciones entre el FAN y AQI relativas a este asunto. La misiva revela que el líder de Al Qaeda tiene capacidad para comunicarse de manera regular con ambos afiliados.

Zawahiri escribe que la disputa que estalló en abril le pilló por sorpresa, y afirma que a los altos dirigentes de Al Qaeda nunca se les pidió “autorización ni consejo”, ni se les notificó lo que sucedía entre ambas partes, y que se enteraron de todo “por la prensa”. Prosigue explicando que, poco después, el 11 de abril, envió a ambos un mensaje en el que les decía que se retiraran. Dice que “trató de resolver la disputa enviando un mensaje” y que trató de dejar paralizada “la cuestión como estaba antes de la disputa, hasta que el asunto pueda ser arbitrado”, según la traducción del grupo de inteligencia SITE.

El FAN y AQI cancelaron sus operaciones de propaganda después de que la discusión se hiciera pública, lo que indica que esperaban a que la cuestión se resolviera y no querían empeorar más la situación. Curiosamente, sin embargo, sus operaciones de propaganda no se han reanudado.

Las misivas de Zawahiri anteriores a su dictamen del 23 de mayo no fueron ignoradas. “He recibido mensajes de ambas partes y de otras”, escribe el emir de Al Qaeda, que afirma que mantuvo consultas “en el Jorasán y fuera de él” con sus “hermanos” para que le ayudaran a resolver la cuestión. Tras este ir y venir redactó su dictamen. Así, la decisión de Zawahiri llegó 42 días después de que escribiera por primera vez a las partes, el 11 de abril.

La forma de reaccionar de las filiales de Al Qaeda en Irak y Siria en los próximos días y semanas arrojará más luz sobre este episodio.

Foundation for Defense of Democracies