Revista de Prensa

Irán podría tener su primera bomba nuclear en un mes

 

Alí Jamenei.
"Israel quiere desmantelar el programa nuclear iraní, mientras que EEUU es partidario de asegurarse de que no se utiliza con objetivos militares"

Esa es la principal conclusión de un estudio elaborado por el Centro para la Ciencia y la Seguridad Internacional, institución estadounidense especializada en el desarrollo armamentístico, acerca de la carrera nuclear emprendida por Irán.

Según los datos que maneja el citado organismo, el régimen iraní ha acortado drásticamente los plazos previstos para la obtención de la bomba atómica gracias a la puesta en marcha de nuevas centrifugadoras de uranio en sus instalaciones de Fordo y Natanz. Al ritmo actual, Irán contará con suficiente uranio enriquecido para construir su primera arma nuclear en tan sólo el plazo de un mes.

El primer ministro israelí y el secretario de Estado norteamericano mantuvieron ayer una reunión en Italia, convocada en principio para tratar el asunto de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, aunque también hubo tiempo para hablar del plan armamentístico de Irán basado en la tecnología nuclear.

Según las informaciones que han trascendido, Benjamín Netanyahu y John Kerry mantienen posturas encontradas sobre la forma de enfrentarse al desafío nuclear del régimen de los ayatolás. Mientras Netanyahu defiende la necesidad de desmantelar el programa nuclear iraní, Kerry es partidario de poner simplemente algunas salvaguardas para garantizar que Teherán utilice la tecnología nuclear únicamente con fines pacíficos.

La sentencia ha sido dictada por un tribunal de la ciudad de Rasht, y los condena por haber bebido vino procedente de la consagración eucarística.

Los fieles fueron sorprendidos en una iglesia, en medio de la celebración de una misa, y fueron detenidos por consumir alcohol. Ahora tienen 10 días para apelar la sentencia.

La negativa del Gobierno islamista a dimitir, como exige la oposición, está llevando el país al borde del precipicio. Está previsto que hoy se reanuden las conversaciones entre el partido gobernante Ennahda y la oposición, aunque dado el clima de tensión reinante es posible que la reunión ni siquiera tenga lugar. Los últimos enfrentamientos protagonizados por radicales islamistas, que terminaron con la muerte de seis gendarmes, han endurecido el clima de las negociaciones.