Revista de Prensa

Teherán se ufana de haber 'quebrado' el régimen de sanciones

 

nuclear

Con esta contundencia se manifestó ayer el director de la Organización de Energía Atómica de Irán, Alí Akbar Salehi, en contra de lo expresado por el P5+1, la otra parte contratante.

Salehi fue más allá al asegurar que la «estructura» del régimen internacional de sanciones «quebró» en la localidad suiza, y que, a pesar de la prohibición de enriquecer uranio por encima del 20%, las reservas iraníes de uranio al 5% «no sólo no se reducirán sino que aumentarán progresivamente».

El director de la OEAI dejó claro que si el P5+1 no cumple su palabra, el régimen volverá a reactivar su programa nuclear en los términos en que fue proyectado.

A pesar de su silencio en las primeras horas de anunciarse el éxito de las conversaciones, los Gobiernos de las monarquías y emiratos del Golfo Pérsico emitieron a lo largo del día de ayer notas oficiales celebrando moderadamente el acuerdo.

Así, consideran que el acuerdo es «un paso adelante para una solución global» que, esperan, contribuya a garantizar la seguridad y la estabilidad de la zona.

El más mortífero ha tenido lugar en un mercado de Bagdad: al menos 15 muertos y 36 heridos. Baquba, Mosul y Tikrit también se han visto sacudidas por la violencia terrorista.

La situación es de tal gravedad que el Gobierno ha decretado el estado de alarma en Bengasi, localidad en la que se han producido los altercados.

Según la televisión estatal, las autoridades están manteniendo contacto con el grupo terrorista Ansar al Sharia para poner fin a la violencia.

Se trata de 800 viviendas que podrán levantarse en varias comunidades judías situadas al norte de Jerusalén: Givat Zeev, Nofei Prat, Shilo, Givat Salit y Nokdim.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, ha advertido de que este tipo de medidas pone en peligro las negociaciones de paz.