Revista de Prensa

Teherán pide una prórroga

 

Catherine Ashton y Mohamed Zarif

Ése es al menos el plazo que el negociador jefe iraní, Seyed Abás Araqchi, considera necesario para llevar a buen puerto las negociaciones con las seis potencias mundiales, según explicó tras una primera ronda de conversaciones celebrada ayer con representantes de la diplomacia norteamericana que hoy martes tendrá su segunda y última sesión.

Araqchi, que también es el actual viceministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica, espera “llegar a un acuerdo final antes del 20 de julio [fecha fijada como límite en el pacto del pasado mes de noviembre], pero si eso no ocurre no tendremos más remedio que extender el acuerdo de Ginebra seis meses más para continuar las negociaciones”.

El presidente de Israel, que el 27 de julio termina su mandato, deberá dejar el cargo en manos de uno de los cinco candidatos, dos mujeres y tres hombres, que se disputan el puesto. La elección del nuevo líder se llevará a cabo hoy por la Knéset en medio de la polémica, dado que un sexto candidato tuvo que renunciar el pasado fin de semana ante sospechas de corrupción. Para ganar en la primera vuelta, el candidato necesitaría 61 votos de los diputados de la Kneset, lo que según los expertos resulta improbable.

En las encuestas realizadas por periódicos nacionales sobresale el nombre de Reuven Rivlin, expresidente del Parlamento israelí y miembro del partido de Netanyahu, el Likud, que contaría con el 30% de los apoyos.

Ibrahim Mehleb seguirá desempeñando su actual responsabilidad al frente del Gobierno, después de que el nuevo presidente electo haya depositado en él su confianza para la tarea de dirigir el país. Al Sisi aceptó ayer la dimisión de todos los ministros y encargó a Mehleb la composición de un nuevo Gabinete, en el que se espera que repitan los titulares de las carteras más importantes.

Mehleb fue nombrado primer ministro interino el pasado mes de febrero tras la dimisión de su predecesor, Hazem el Beblaui, a causa de la violencia desatada en el país con el derrocamiento del Gobierno islamista de los Hermanos Musulmanes.

Los cinco miembros de la ISAF (contingente armado internacional desplegado en el país para mantener el orden) fallecieron en el día de ayer, en el sur del país, en un incidente del que la OTAN no ha dado más datos. Se desconoce, por tanto, la identidad de los fallecidos y su país de origen, dado que este contingente está formado por militares de más de 50 nacionalidades.

Las operaciones de la Fuerza Aérea paquistaní son la respuesta de Islamabad al atentado contra el aeropuerto de Karachi perpetrado el pasado domingo por terroristas islamistas, en el que murieron más de treinta personas. Según fuentes militares, al menos 15 terroristas talibanes cayeron abatidos y nueve de sus bases en las montañas fronterizas con la vecina Afganistán quedaron destruidas por el fuego aéreo.