Revista de Prensa

Su religión le impide tener armamento nuclear

 

Hasán Ruhaní.
"Netanyahu tranquiliza a los israelíes afirmando que está listo para aguantar las presiones políticas que va a recibir durante su visita a la Casa Blanca"

El presidente de la República Islámica volvió a referirse a su programa nuclear en una reunión con altos cargos del Ministerio de Defensa. Ruhaní señaló que son los principios morales y religiosos los que impiden a Irán construir armamento nuclear y no las presiones internacionales o los acuerdos con otros países.  El presidente iraní recordó un veredicto del Líder Supremo, Alí Jamenei, que prohíbe las armas de destrucción masiva por no ser acordes con las enseñanzas islámicas.

En cuanto a la política exterior, Ruhaní aseguró: “La República Islámica de Irán es una política basada en el entendimiento y la confianza con el mundo. No es una táctica ni un eslogan, sino que la República Islámica no busca tensiones, la prolongación de las mismas ni su incremento”.

El primer ministro israelí se refirió de esta manera a su viaje a la Casa Blanca para una reunión con el presidente norteamericano en la que se tratarán asuntos como el proceso de paz con los palestinos y el programa nuclear iraní.

“En los últimos años, el Estado de Israel ha estado sometido a presiones. Las hemos rechazado. Esto ha sido así y así seguirá siendo”, señaló ayer Netanyahu, para remachar que permanecerá “firme sobre los intereses vitales de Israel, especialmente respecto a la seguridad de sus ciudadanos”.

El jefe del Ejército egipcio ha sido incluido en el Ejecutivo del nuevo primer ministro, Ibrahim Mehleb, y ayer juró su cargo junto con los otros treinta responsables ministeriales, lo que podría retrasar el previsible anuncio de su candidatura a las próximas elecciones presidenciales.

El general Sisi seguirá desempeñando el cargo de ministro de Defensa.

La declaración de cese temporal de hostilidades la hizo pública ayer el portavoz habitual de los terroristas, Shahidulá Shahid, según recogió una televisión paquistaní.

Los talibanes pretenden reactivar las bloqueadas conversaciones de paz con las autoridades de Islamabad, por lo que han ordenado a todos los miembros de la organización que respeten la tregua decretada y eviten “cualquier actividad yihadista durante este periodo”.

Cerca de 400.000 personas salieron a las calles el domingo para protestar contra la ley que eliminará la exención militar de la que vienen gozando los estudiantes de las academias rabínicas, cuya aprobación por la Knéset está prevista para las próximas dos semanas.

Benny Rabinovich, uno de los portavoces de los manifestantes, declaró: “Es la primera vez que todas las corrientes del judaísmo jaredí y religioso se unen para manifestarse”, ante lo que consideran “una afrenta contra nuestra forma de vida basada en el estudio de la Torá”. Rabinovich ratificó su firmeza “contra el Gobierno hostil que quiere llevarnos a la cárcel por seguir el camino de la Torá”.

La víctima del rapto es Abrurrahman Ecer, de 50 años de edad, regidor por el partido Justicia y Desarrollo de la localidad de Cigli, de mayoría kurda, ubicada en el sureste del país, muy cerca de la frontera con Irak.

Ecer fue secuestrado por individuos armados el pasado viernes y desde entonces no se ha sabido nada de él. Las autoridades turcas sospechan de la probable implicación de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).