Contextos

Siria al rojo vivo y EEUU, desaparecido

Por Danielle Pletka 

El combate que se libra en la estratégica ciudad de Qusayr se ha extendido ya al vecino Líbano, donde se enfrentan alauitas simpatizantes de Bashar al Asad (él mismo alauita) y suníes que apoyan a los rebeldes sirios. Tres combatientes han muerto en la localidad libanesa de Trípoli en los últimos días. Mientras tanto, en Qusayr los cadáveres se cuentan por decenas, que hay que añadir a las decenas de miles que se ha cobrado ya la guerra en Siria.

Qusayr se halla en el centro de la lucha por el control de las rutas hacia Damasco, rutas que podrían ayudar al régimen de Asad a dar un vuelco a la situación.

Hay un aspecto fundamental que no se debería perder de vista. Los rebeldes lograron avances sustanciales al conquistar Homs y la fronteriza Qusayr, pero perdieron la iniciativa cuando a las fuerzas de Asad les llegaron refuerzos del grupo terrorista Hezbolá. Irán y sus peones parecen ser conscientes de la importancia de esta guerra, y han redoblado su apoyo al régimen. En cuanto a los rebeldes, parece que andan escasos de munición y están preocupados por su capacidad para mantener el pulso si pierden una ruta fundamental hacia la capital del país.

¿Qué está haciendo Estados Unidos, aparte de espiar a periodistas y rebuscar en nuestros impuestos en busca de disidencias al Pensamiento Obamajuche? El presidente aguarda una conferencia que se celebrará en algún momento del mes próximo, otro de los dividendos de su política de reajuste con Rusia. Mientras, Moscú está suministrando a Asad armamento capaz de cambiar las tornas y aumentando las patrullas en aguas próximas a la costa siria.

¿Quiere saber cómo acaba América enfangada en conflictos especialmente complejos? América acaba combatiendo cuando permite que una región de considerable interés estratégico (Siria, Jordania, Israel, Líbano, Turquía, Irak) se sale de control. Y cuando tiene aliados que pueden luchar y morir –y permitirle así guiar más que intervenir directamente– pero los ignora o los deja en manos de elementos extremistas. ¿Le resulta familiar? ¿Se acuerda usted de lo que pasó en Irak y Afganistán en los años 80 y 90? Bueno, pues entonces ya conoce la respuesta a la primera pregunta.

American Entreprise Institute