Revista de Prensa

¿Ser proisraelí te convierte en derechista?

 

Israel. Una manifestación.

El analista canadiense de origen árabe Fred Marún escribe una pieza en el Times of Israel, en la que rechaza vehementemente que el proisraelismo sea una actitud que convierta automáticamente en derechista a quien lo asuma.

A menudo escucho a gente decir “Soy de izquierdas en la mayoría de las cuestiones, pero de derechas en lo relacionado con Israel” para mostrar su oposición a la odiosa e ignrara retórica tan común en gente que se define como izquierdista.

Al decir algo así, estás diciendo que no odiar a Israel es de derechas. ¿Pero qué es esto? ¿Acaso es ser derechista no ser racista u homófobo? ¿Cómo puede ser derechista ser ecuánime para con la única democracia liberal del Medio Oriente, el único país LGTB-friendy del Medio Oriente, el único país del Medio Oriente que pugna por la igualdad entre los sexos, el único país del Medio Oriente que respeta los derechos humanos?

(…)

Ya seas socialdemócrata, conservador o de centro, si eres ecuánime para con Israel, di con orgullo y en voz alta quién eres. Te lo mereces.

Ben Fishman analiza la situación que se vive en Libia después de que Estados Unidos haya empezado a lanzar ataques contra posiciones del Estado Islámico en el turbulento país norteafricano.

En los últimos días, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) ha dado notables pasos hacia delante (…) No obstante, queda mucho por recorrer, y cada día plantea significativos retos políticos, económicos y de seguridad. La escasez de suministros médicos –así como de electricidad y otros bienes esenciales– sigue siendo un desafío permanente (…) Si los ataques [norteamericanos] debilitan las resistencias del Estado Islámico al punto de que [sus dominios] puedan ser capturados por las fuerzas libias, esto no sólo reforzaría al GAN sino la posición norteamericana en Libia, lo que podría despejar el camino a nuevas contribuciones estadounidenses a la estabilidad libia.  

El influyente diario israelí en lengua inglesa The Jerusalem Post ha publicado este editorial, en el que anuncia que no tiene pensado dar su apoyo a ninguno de los contendientes en las elecciones presidenciales norteamericanas.

Hay aspectos de la política israelí de ambos candidatos que deberían ser contemplados de manera crítica. Como periódico dirigido a lectores que se preocupan por el éxito y la fortaleza del Estado judío, continuaremos informando crítica y adecuadamente de las posiciones de ambos. Abstenernos de apoyar a uno de ellos como mejor aspirante a ser el próximo presidente de Estados Unidos nos permite hacer mejor nuestro trabajo.