Imaginario

Senadores republicanos claman por la responsabilidad del príncipe heredero saudí en el asesinato de Jashogui

 

mohamed-ben-salman

“No hay una pistola, sino una sierra humeante”, afirmó ayer el senador Lindsey Graham, una de las voces más influyentes del Partido Republicano, tras escuchar a la directora de la CIA, Gina Hespel, en una sesión a puerta cerrada celebrada en el Cámara Alta estadounidense y dedicada exclusivamente al caso Jashogui, el disidente saudí asesinado en el consulado saudí de Estambul el pasado 2 de octubre.

Graham hizo así una tétrica alusión a la sierra que se habría utilizado para descuartizar el cadáver de Jashogui a la hora de hacerlo desaparecer.

Con igual contundencia se manifestó Bob Corker, senador republicano por Tennessee y presidente del Comité de Relaciones Exteriores de dicha cámara legislativa: “Si se pusiera al príncipe heredero ante un jurado, lo condenarían en 30 minutos”.

Graham, uno de los senadores más próximos a Trump, ha anunciado que no está dispuesto a trabajar con el príncipe heredero –y gobernante de facto– de Arabia Saudí, Mohamed ben Salman, a quien el presidente norteamericano está procurando quitar presión de encima en pro de la alianza Riad-Washington, que pretende reforzar luego de las tensiones a que se vio sometida en tiempos de Barack Obama.