Revista de Prensa

Redada masiva contra Hamás en Cisjordania

 

Mahmud Abás y Jaled Meshal
"El vicepresidente estadounidense ha mostrado su rechazo al escrito firmado por 47 senadores republicanos, en el que advierten a Irán de que una cuerdo nuclear podría quedar sin efecto en cuanto Barack Obama abandone la Casa Blanca"

En torno a 40 integrantes del grupo terrorista habrían sido arrestados por las fuerzas de la Autoridad Palestina en Cisjordania. Entre los detenidos figuran estudiantes universitarios, escritores, periodistas, maestros, abogados y activistas veteranos de la organización.

Fuentes de Hamás han condenado con dureza estos arrestos y advertido de que ponen en peligro el acuerdo de unidad con Al Fatah.

El vicepresidente estadounidense ha tachado de “muy engañosa” la misiva que 47 legisladores han hecho pública y en la que advierten a Irán de que un posible acuerdo nuclear podría quedar sin efecto en cuanto Barack Obama abandone la Casa Blanca.

Biden acusa a estos senadores de “socavar la posición del presidente en funciones en medio de unas sensibles negociaciones internacionales”.

El presidente egipcio ha defendido esta propuesta en una entrevista concedida al canal estadounidense Fox News. Sisi ha subrayado también la necesidad de que EEUU incremente su ayuda militar, “especialmente en un momento en el que los egipcios están luchando contra el terrorismo y les gustaría sentir que Estados Unidos está con ellos en esta batalla”.

Otros dos agentes resultaron heridos en este ataque contra el centro educativo, que tuvo lugar en el delta del Nilo, donde también fueron atacados dos bancos de Alejandría. Por otra parte, un atentado suicida con coche bomba en el Sinaí ha provocado otro muerto y 24 heridos.

Los cautivos han conseguido huir de una prisión del grupo terrorista situada en el norte del país, a 30 kilómetros de la frontera turca. Entre los huidos, casi un centenar, habría unos 30 combatientes kurdos.

La petición del Gobierno libio para poder adquirir armas, tanques, helicópteros y aviones con el fin de combatir a las milicias islamistas que campan por el país no ha sido autorizada  por el Consejo de Seguridad. Al menos ocho miembros de ese órgano de la ONU votaron a favor de mantener  el embargo armamentístico que pesa sobre Libia desde 2011.

Todos son empleados de una planta petrolífera de la compañía VAOS en Al Ghani y sus nacionalidades son un austriaco, un checo, cuatro filipinos, un bangladesí y un ganés. Se cree que durante el asalto a la factoría varios guardias fueron atacados. Los rehenes fueron trasladados a otro lugar lejos de Al Ghani y, según las autoridades, no sufrieron daños.