Revista de Prensa

Reacciones a la nueva victoria de Netanyahu

 

netanyahu-fiesta-elecciones-marzo-2020

En su editorial, el Jerusalem Post hace un sentido llamamiento a la unidad nacional e insta al presidente del país, Reuven Rivlin, a intervenir decisivamente en caso de que ni Benjamín Netanyahu ni su principal rival, Benny Gantz, logren formar Gobierno; aunque lo cierto es que no especifica la manera en que habría de hacerlo.

Ahora que por fin han terminado las terceras elecciones en un año, ha llegado la hora de dejar a un lado la acrimonia política y los ataques personales y pensar en lo mejor para el país. Ahora, lo más importante es que el presidente Rivlin y los líderes de los principales partidos encuentren la manera de formar un nuevo Gobierno (el 35º de Israel) y una nueva ‘Knéset’ (la 23ª) que actúen en interés de todos los israelíes y promuevan la unidad nacional, tras una de las campañas más sucias de la historia del país.

[…]

Si ni Netanyahu ni Gantz pueden conseguir el apoyo de una mayoría de 61 diputados para formar Gobierno, urgimos a Rivlin a intervenir en pro del interés nacional (…) la sociedad necesita saber que no hemos celebrado tres elecciones para nada, y que el nuevo Gobierno y la nueva ‘Knéset’ trabajarán al servicio de todos los ciudadanos del país; para hacer a Israel más seguro, promover la economía y el comercio, preservar el imperio de la ley, fomentar la igualdad de oportunidades y reconocer la legitimidad de todas las corrientes del judaísmo. (…)

[…]

Lo último que necesita Israel es un nuevo bloqueo que fuerce una cuarta convocatoria electoral. El país –liderado por el presidente y los políticos– debe encontrar la forma de restañar el daño causado por las tres elecciones y avanzar hacia un futuro más brillante.

En Israel Hayom, el periódico más próximo al líder del Likud, la periodista Emily Amrousi se muestra mucho más explícita y, tras llamar igualmente a la unidad nacional, insta al vencedor de los comicios a gobernar por lo derecho, pues así lo ha querido la ciudadanía.

El electorado israelí ha superado otro oneroso y divisivo proceso electoral. Ahora tenemos que unirnos y tener presente que somos un solo pueblo; hemos de tender puentes y recuperarnos de un año de agitación política. Podemos hacerlo.

[…]

La conclusión inequívoca (…) es que el bloque de la derecha ha obtenido una clara mayoría. Sería absurdo ignorarlo a la hora de tomar decisiones respecto del Acuerdo del Siglo, por ejemplo. Esperemos que Netanyahu se haga cargo de la confianza que se le ha otorgado y ponga en marcha políticas derechistas.

También en Israel Hayom, Ariel Kahana apunta que el nuevo triunfo electoral de Netanyahu es igualmente una sonora derrota de sus rivales, pues la ocasión se les presentaba única para derrotar a su vilipendiado rival, que de hecho será sometido a juicio el próximo día 17.

La nación ha hablado. Puede que no haya otorgado a Netanyahu una victoria completa –sólo lo sabremos dentro de unos días, cuando se conozcan los resultados definitivos–, pero de lo que no hay duda es de que, por lo menos, lo ha mantenido en el poder.

(…) ya basta. Hemos analizado, experimentado, presionado, gritado, maldecido, grabado, vendido… no hay nada que quisiéramos decir que no hayamos dicho. Y aun así, Netanyahu no ha perdido, eso está claro. Y si así están las cosas, ¿qué cambiaría una cuarta votación? ¿Qué pasaría en septiembre que no haya pasado en marzo? (…) 

(…) aunque la excelente posición de salida de Azul y Blanco –con Netanyahu encausado en los tribunales y pendiente de juicio– era la mejor que el campo ‘Cualquiera menos Bibi’ podía concebir, [el partido de Benny Gantz ha perdido].

Gantz, [el laborista] Amir Peretz, [el laico] Avigdor Lieberman, o para el caso cualquier diputado con un adarme de responsabilidad nacional: no nos sumáis en un nuevo proceso electoral. Ni tendría consecuencias ni sería lógico. Sentaos con Netanyahu, porque es lo que la nación ha decidido y porque esto es, de hecho, una democracia, y no queda otra que plegarse a la voluntad popular.

[…]

Netanyahu habrá de afrontar su juicio (…), y hasta que una sentencia diga lo contrario se hará cargo del país, pues así lo permite explícitamente la ley. Así que vosotros, los del bando rival, tened el coraje de dar un paso al frente y salvad a Israel. Es lo que el pueblo ha decidido.

Por su parte, el periodista Gideon Allon, que antes de trabajar en el derechista Israel Hayom lo hizo en el izquierdista Haaretz, destaca que el resultado de las legislativas de este lunes en su país han sido en primer lugar un grito de protesta contra la persecución en todos los frentes (político, mediático y judicial) de que viene siendo objeto el primer ministro que más tiempo ha ostentado dicho cargo en el Estado judío.

El hecho de que (…) el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se las haya apañado para aumentar el número de escaños del Likud hasta los 36 o 37, pese a las tres imputaciones judiciales que pesan en su contra, la venenosa crítica [de sus rivales políticos] y los desvelos de los medios y los periodistas que hace tiempo dejaron de ser analistas objetivos y se convirtieron en gurús cuyo objetivo era verle entre rejas, es un éxito colosal.

Netanyahu ha ganado la batalla de su vida (…) La mayor parte de quienes han apoyado al Likud lo han hecho en primer lugar para manifestar su confianza en Netanyahu. Han votado para protestar contra las imputaciones en su contra; contra el mundo judicial, las fuerzas policiales y otras partes del sistema que han ignorado sus abundantes éxitos como primer ministro y osado proclamar que lo único que hacía era trabajar para su exclusivo beneficio y evitar la cárcel.

[…]

(…) el presidente, Reuven Rivlin, no ha de dudar (…) acerca de a quién debe confiar la formación de una coalición de gobierno. Netanyahu es la única posibilidad (…)