Revista de Prensa

Quemados vivos por 'blasfemar'

 

fuego

Shama Bibi (24), embarazada, y su marido, Shahzad Masih (36), fueron arrojados a un horno por una turba musulmana que los acusaba de haber quemado páginas del Corán. La Policía, denuncia la ONG Hazte Oír, no hizo nada por impedir el crimen.

Los hechos ocurrieron en la aldea de Chack, en el distrito punyabí de Kasur.

La joven, de 25 años y llamada Ghoncheh Ghavami, fue detenida en junio en Teherán cuando trataba de asistir a partido de vóley masculino entre Irán e Italia. Acusada de difundir propaganda contra el régimen de los ayatolás, Ghavami, que tiene doble nacionalidad británica e iraní, ha sido condenada a un año de prisión.

Hasta nueve comandantes de la organización terrorista que sojuzga vastas extensiones de Irak y Siria, incluido su califa, Abu Bakr al Bagdadi, estuvieron recluidos en esta base norteamericana de Um Qasar (Irak), por la que llegaron a pasar 100.000 detenidos, según se lee en este reportaje del Independent británico.

En su condición de portavoz de la organización terrorista Hamás, que detenta el poder en Gaza, este sujeto es uno de los más conspicuos voceros del odio al Estado judío, al que sin embargo su familia acude cuando se ve en graves aprietos sanitarios. Así, una de sus hermanas, de 60 años, está siendo tratada del cáncer que padece en un hospital de Israel.