Revista de Prensa

Qatar es cómplice de la opresión de Hamás sobre el pueblo de Gaza

 

Bandera de Qatar.

David Ibsen, director ejecutivo del Counter Extremism Project, denuncia en este artículo que Qatar sigue apoyando a Hamás, organización terrorista islamista que detenta el poder en Gaza desde hace ya diez años.

Es hora de que Qatar reconozca a Hamás como lo que es: un grupo terrorista asesino que ha obstaculizado el proceso de paz palestino-israelí y robado preciosos recursos al pueblo de Gaza.

(…)

La misma semana en que los países vecinos de Qatar determinaron que su apoyo al terrorismo ya no iba a ser tolerado, la ONU descubrió túneles de Hamás bajo una de sus escuelas en Gaza. Mientras los meses de verano amenazan con altas temperaturas, los gazatíes tienen menos de cuatro horas de electricidad al día para utilizar la refrigeración o el aire acondicionado. La responsabilidad de ejercer el Gobierno no ha moderado a Hamás, y los líderes del mundo árabe reconocen ahora las desastrosas consecuencias de su violento golpe de Estado. Todos excepto uno. A pesar de su constante compromiso con el terrorismo y su flagrante desprecio por el pueblo de Gaza y las instituciones internacionales, el apoyo catarí a Hamás permanece firme.

Ahora que se cumplen 10 años de Gobierno opresor de Hamás a la luz de las velas, el pueblo de Gaza debe agradecer a Doha su continuo sufrimiento. Para que Gaza se libere, antes tiene que cerrarse la bolsa del dinero catarí.

Las restricciones en el suministro eléctrico en la Franja al negarse la Autoridad Palestina a seguir pagando una factura que, sostiene, corresponde a Hamás, está llevando la tensión al límite en el territorio, como refiere el vicerrector de la Universidad de Tel Aviv, Eyal Zisser.

Puede resultar sorprendente descubrir que Hamás recauda cada mes más de 100 millones de dólares en impuestos de los residentes de la Franja, además de los casi 2.000 millones que ha recibido en ayuda de los países árabes y occidentales en los últimos dos años.

Pero Hamás desvía una parte considerable de esos fundos a fortalecer su capacidad militar. Invirtió una fortuna –más de 100 millones de dólares– en la construcción de una red subterránea de túneles de ataque (…) contra Israel y dedicó una cuantía sustancial a los salarios de sus combatientes y burócratas.

La responsabilidad de la crisis (…) recae directamente en Hamás. Pero la cuestión hoy para Israel es cómo ser inteligente, y no solo justo. ¿Cómo evitamos otro choque innecesario que Israel no quiere y que no mejorará la situación de seguridad en la frontera con Gaza? La experiencia nos enseña que nadie hará el trabajo por nosotros y que es absurdo esperar que, cuando la crisis en Gaza alcance el punto de ebullición, la población local se levante contra el régimen de Hamás y lo derribe, o que la Autoridad Palestina (…) trate de arrebatar el control a Hamás.

El periodista saudí Abdulramán al Rachid asegura que a Doha no puede no irle mal si no hace lo debido para superar la crisis diplomática que le enfrenta a Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos y Bahréin.

La gente en Qatar ha empezado a comprender la amarga verdad de que su Gobierno la ha involucrado en batallas con las que no tenía nada que ver. [Los cataríes] han entendido que la crisis se prolongará [y] el boicot les afectará (…)

(…)

Los Gobiernos saudí, egipcio, bareiní y emiratí están también controlando las transacciones financieras, las comunicaciones y todo con lo que sospechan que Qatar tiene algo que ver. Prácticamente han paralizado todo lo que las autoridades de Doha han invertido en sus países.

(…)

La mayoría de los países de la región están de acuerdo en que el régimen de Qatar ha traspasado todos los límites, causado una gran destrucción, amenazado la seguridad de la región entera y ayudado a grupos terroristas y países hostiles como Irán. Por tanto, (…) apoyarán las acciones contra Qatar hasta que Doha cese en sus malas prácticas y enarbole la bandera blanca.