Revista de Prensa

Preguntas para los partidarios de la solución de los dos Estados

 

Banderas de Palestina e Israel.
"Los palestinos no tienen infraestructuras culturales, económicas y políticas para erigir un Estado en esta región. Peor aún: parece que no lo desean."

Por su interés, traducimos buena parte del artículo que, bajo el título de “Los partidarios de los dos Estados deben dar respuesta a siete cuestiones”, ha publicado en JNS James Sinkinson, presidente de Facts and Logic About the Middle East (Flame).

***

(…) aquí van siete cuestiones que los partidarios [de la solución de los dos Estados] deben responder honesta y convincentemente. Sin respuestas, (…) la de los dos Estados no es una solución, de ninguna de las maneras.

1. ¿Por qué no reconocen los árabes palestinos a Israel como hogar nacional del pueblo judío?

Este es el mayor obstáculo [para] la creación de un Estado palestino. (…) según una encuesta reciente, el 57% de los palestinos dice que su objetivo nacional primordial debería ser una solución de un Estado, [un Estado que comprenda] toda la Palestina histórica desde el río [Jordán] hasta el mar [Mediterráneo]. Está claro que los intelectuales occidentales quieren una solución de dos Estados, [pero] ¿tiene sentido insistir en algo que ni los líderes ni el pueblo palestino desean?

2. ¿Cuándo se reconciliarán las dos facciones palestinas enfrentadas, Hamás y Fatah?

(…) Mientras Fatah y Hamás no declaren la paz, no hay entidad con la que Israel pueda negociar la paz.

3. ¿Cuándo renegará Hamás de su juramento de destruir a Israel?

(…) ¿Cómo puede Israel conseguir seguridad cuando la carta [fundacional] de Hamás y su propio quehacer se centran en eliminar el Estado judío por la fuerza de las armas?

4. ¿Cuándo celebrarán los palestinos elecciones nacionales?

El líder de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, fue elegido en 2005 para un mandato de cuatro años. Lleva ya 14 en el cargo sin haber vuelto a concurrir a unos comicios, y ni en Gaza ni en Judea y Samaria han celebrado elecciones nacionales desde 2006, lo que convierte a ambos territorios en dictaduras de hecho. Lo más importante: los palestinos no tienen los usos ni las estructuras institucionales necesarias para el sostenimiento de una democracia. (…)

5. ¿Cuándo se dotarán los palestinos de una economía autosustentable?

Aunque la AP y Hamás han recibido miles de millones de dólares en ayuda de manos de EEUU, la UE y los Estados árabes, ninguno [de los dos] ha invertido en tener una estructura económica suficiente para la puesta en marcha de industrias viables. (…) la Margen Occidental no tiene una compañía eléctrica; ninguno de los territorios [la Margen y Gaza] tiene vías férreas ni aeropuertos. Sin aportaciones internacionales masivas para asistencia social, ambas entidades colapsarían: difícilmente es esta una buena recomendación para la estadidad.

6. ¿Qué impediría a Hamás hacerse con el nuevo Estado palestino?

Hamás tiene un gran poderío militar: (…) hoy cuenta con 20.000 hombres armados y (…) con decenas de miles de cohetes. (…) Si se formara un Estado palestino bajo el control de la AP, cómo harían EEUU, Israel, Jordania y Egipto para garantizar que los terroristas islamistas de Hamás no se harían con el nuevo ‘país’?

7. ¿Cuándo se dotarán los palestinos de libertades políticas y de un Estado de Derecho?

(…) El coordinador especial de la ONU ha informado de que en las jurisdicciones palestinas “muchas de las precondiciones fundamentales para el desarrollo del imperio de la ley están aún por alcanzarse”. En ambos territorios, el aparato de seguridad está completamente fuera del control civil, sometido al antojo de líderes no electos. Uno no puede sino imaginar el horror de vivir bajo tales circunstancias.

Puede que la solución de dos Estados pareciera en algún momento razonable. Antes de que los palestinos desecharan extraordinarias ofertas de paz hechas por Israel en 2000, 2001 y 2008; antes de que Hamás tomara Gaza y lanzara tres guerras contra Israel; antes de que Irán irrumpiera como un cáncer regional; antes de que las guerras civiles del Yemen y Siria; antes del Estado Islámico y Al Qaeda; antes de los 14 años de gobierno corrupto de Mahmud Abás.

(…)

La ‘solución de los dos Estados’ ha dejado de ser viable. Esto es muy simple: los palestinos no tienen infraestructuras culturales, económicas y políticas para erigir un Estado en esta región. Peor aún: parece que no lo desean.