Contextos

¿Por qué no tienen éxito los ataques rebeldes contra el ISIS?

Por Haid Haid 

guerrillero-siria
"La ofensiva a gran escala del ISIS contra los rebeldes en el norte de Alepo no sólo ha tenido como resultado la captura de una serie de localidades y la división de los dominios de la oposición al sur de la frontera turca, sino que amenaza con eliminar a los propios rebeldes de la zona""Aunque los grupos rebeldes que luchan contra el ISIS en el norte de Siria están ocupados con sus diferencias internas y lastrados por su falta de planificación estratégica, sigue siendo la falta de apoyo externo e internacional, sobre todo de apoyo aéreo fiable y experiencia militar, uno de los principales factores de sus recientes fracasos. Sin embargo, los significativos éxitos rebeldes de enero de 2014, por los que el ISIS se vio expulsado de muchas zonas previamente bajo su control en diferentes provincias sirias, especialmente Alepo y Idlib, demuestran que podrían tener éxito en su lucha contra el ISIS si contaran con la ayuda precisa"

La ofensiva a gran escala del ISIS contra los rebeldes en el norte de Alepo no sólo ha tenido como resultado la captura de una serie de localidades y la división de los dominios de la oposición al sur de la frontera turca, sino que amenaza con eliminar a los propios rebeldes de la zona. Estos, que cuentan con el respaldo de Turquía para alejar al ISIS de las zonas adyacentes a la frontera e impedir a las fuerzas kurdas sirias el establecimiento de una región autónoma en el norte de Siria, no han logrado alcanzar su objetivo. Su fracaso se ha justificado con razones como que no tienen el suficiente apoyo, que se encuentran aislados o que están luchando en diferentes frentes al mismo tiempo. Sin embargo, otros observadores han mencionado su falta de planificación estratégica y de compromiso.

El reciente ataque del ISIS representa una importante amenaza para estos grupos, y podría eliminarlos de una serie de lugares estratégicos, como Marea, Azaz y el paso fronterizo de Bab al Salam, lo que dañaría significativamente su capacidad militar, no sólo en su lucha contra el ISIS sino contra el régimen sirio.

Una zona libre del ISIS y de kurdos

Una coalición de grupos rebeldes asociados con Turquía lanzó una campaña el pasado abril, la Sala de Operaciones Hiwar Kilis, para capturar las áreas controladas por el ISIS a lo largo de la frontera turca y establecer una zona libre del ISIS y de combatientes kurdos. “Turquía está apoyando a los grupos rebeldes para asegurar su frontera frente al ISIS y los kurdos. Es la solución perfecta para los intereses de Turquía en Siria”, dijo Ahmed Riad, activista mediático en el área rural de Alepo. Ankara proporcionó a los rebeldes fuego de cobertura. Asimismo, estos grupos han recibido acceso logístico al territorio turco tras ser aislados del resto de la oposición a causa de los avances militares del régimen sirio y de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), una coalición anti-ISIS dirigida por kurdos, el pasado febrero. Estos grupos rebeldes pudieron lograr una rápida ventaja al poco de iniciarse la campaña y capturaron varios pueblos en manos del ISIS. Sin embargo, pese a que han luchado por retener su ventaja, no han podido conservar el territorio frente a los contraataques del ISIS.

Falta de apoyo

Los rebeldes que participaron en la Hiwar Kilis contaron con la potencia de fuego turca, que, aunque mejoró su capacidad de combate, no bastó para inclinar la balanza a su favor. El fuego turco destruyó varios objetivos del ISIS, pero no logró evitar completamente sus contraataques debido al limitado alcance de la artillería turca en la frontera y a la dificultad de alcanzar objetivos móviles con bombardeos de artillería.  

Turquía no empleó sus fuerzas aéreas contra el ISIS –lo que habría sido más eficaz militarmente– en prevención de una reacción rusa, luego de que Ankara derribara un avión de combate ruso en la frontera en noviembre de 2015. “El Ejército turco no puede utilizar su fuerza aérea en Siria porque teme la reacción de Rusia. Por lo tanto, sólo está empleando artillería para alcanzar objetivos móviles, lo cual es extremadamente difícil”, dijo Raed Mohamed, exoficial sirio que reside en la ciudad turca de Kilis.

Turquía intentó superar este obstáculo pidiendo a EEUU cobertura aérea para sus aliados durante las operaciones junto a la frontera turco-siria. Aunque los detalles del acuerdo entre EEUU y Turquía no han trascendido, Washington aceptó proveer soporte aéreo a los pocos grupos rebeldes que respalda participantes en la campaña. Sin embargo, las fuerzas aéreas estadounidenses no supusieron un gran cambio, no siempre estuvieron disponibles cuando fueron necesarias ni se desplegaron activamente durante las ofensivas rebeldes. 

La ayuda regional e internacional no proporcionó a los rebeldes el apoyo que necesitaban para alcanzar sus objetivos. Al parecer, los rebeldes pidieron gafas de visión nocturna, vehículos antiminas y armamento antitanque que pudiera eliminar coches bomba a distancia, pero sus peticiones no fueron atendidas. Los coches bomba y los artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés) son dos herramientas esenciales del ISIS en las batallas que libra contra sus enemigos, por lo que contar con medios para contrarrestarlas es vital para lograr ventajas sostenibles contra el grupo terrorista. “Nuestras peticiones de ayuda han sido denegadas con el pretexto del temor a que el equipo acabe cayendo en manos de los extremistas. Pero lo que buscan los extremistas no son gafas de visión nocturna o vehículos antiminas, ya los tienen. Y nosotros no. Los kurdos están ganando porque tienen apoyo aéreo 24 horas al día, 7 días a la semana, así como todas las armas que necesitan”, dijo Mohamed Shaaban, combatiente sirio en la brigada Sultán Murad.

Falta de planificación estratégica

Los rebeldes también han sido criticados por estar demasiado preocupados con sus diferencias internas y no centrarse en la planificación estratégica, pese a la falta de apoyo aliado. Los activistas sirios han culpado públicamente a los rebeldes de las recientes victorias del ISIS y les han acusado de preocuparse sobre todo de buscar provecho personal y de falta de compromiso. “Los grupos que combatís contra el ISIS en el norte nos habéis dividido y habéis arruinado la reputación del Ejército Libre Sirio, y habéis hecho que la gente odie la revolución y a los revolucionarios”, escribió en Twitter Mahmud Hasanu, activista en Azaz. Los propios grupos rebeldes de la zona se han culpado mutuamente y acusado de no enviarse refuerzos. “La falta de apoyo de los combatientes de la oposición y el Frente Islámico es la razón de los avances del ISIS”, declaró al diario londinense Alrabí Alyadid el responsable de comunicación de los Batallones de Qabdit al Shamal, Zakaria Nayar, .

Otro de los principales factores que contribuyen al fracaso de los grupos rebeldes en la zona es su deficiente rendimiento militar, así como su falta de planificación estratégica. No fueron debidamente preparados para aprovechar las oportunidades de avance contra el ISIS y reforzar sus defensas para prevenir contraataques. “El fracaso de estos grupos en el avance contra el ISIS y la falta de medidas defensivas les ha hecho vulnerables. Esto permitió al ISIS planificar sus contraataques, con los que logró sus últimas victorias”, dijo Anas Hamed, activista del norte de Alepo.

Las células durmientes, que los rebeldes no lograron identificar y desactivar, también desempeñaron un papel esencial en las victorias del ISIS. Según Syria Mubasher, una web informativa favorable a la oposición, el ISIS activó células en la zona el jueves por la noche, a fin de allanar el camino para el ataque desde el este.

Combatir en diferentes frentes

El entorno hostil que rodea a los rebeldes anti-ISIS ha provocado el agotamiento de los combatientes y su fragmentación en varios frentes. Estos grupos rebeldes están aislados del resto de la oposición en el norte de Siria, y rodeados de fuerzas hostiles de las FDS por el oeste y de combatientes del ISIS por el este. Aunque estos rebeldes y las FDS no están luchando activamente entre sí, la tensión entre ellos, a causa de sus distintos objetivos y los avances logrados por las FDS sobre el territorio de los primeros entre Azaz y Tel Rafat, ha generado un clima de desconfianza que ha puesto en estado de alerta a los rebeldes.

Además, algunos grupos rebeldes han empezado a rumorear sobre una conspiración de EEUU para permitir al ISIS hacerse con áreas controladas por los rebeldes para que las FDS puedan después avanzar y capturarlas, lo que evitaría tensiones con Turquía. “La coalición dirigida por EEUU era consciente de las intenciones del ISIS, y observó durante días sus refuerzos en la zona sin hacer nada. Los aviones de la coalición no intervinieron cuando el ISIS empezó a atacar, algo que no logramos comprender. El plan de EEUU contra el ISIS ha quedado ahora más claro: quieren permitir al ISIS capturar zonas de la oposición para que las FDS puedan tomarlas después”, declaró el coronel Ahmed Uzman, jefe militar de la Brigada Sultán Murad, a Al Modon.  

Aunque lo que se dice respecto a una conspiración de EEUU es un poco inverosímil, no hay duda de que las FDS están aprovechando la mala situación de los rebeldes para avanzar y hacerse con nuevos territorios. Se informó de que los rebeldes y las fuerzas kurdas habían alcanzado un acuerdo para entregar la ciudad de Shayj Isa a las FDS a cambio de que se permitiera a los civiles salir de la ciudad de Maraa, asediada por el ISIS, cruzando las áreas controladas por las FDS hasta Azaz. También se supo que las FDS dijeron durante el fin de semana a los rebeldes de Maraa que entregaran la ciudad pacíficamente, bajo amenaza de una captura con apoyo aéreo estadounidense.

Aunque los grupos rebeldes que luchan contra el ISIS en el norte de Siria están ocupados con sus diferencias internas y lastrados por su falta de planificación estratégica, sigue siendo la falta de apoyo externo e internacional, sobre todo de apoyo aéreo fiable y experiencia militar, uno de los principales factores de sus recientes fracasos. Sin embargo, los significativos éxitos rebeldes de enero de 2014, por los que el ISIS se vio expulsado de muchas zonas previamente bajo su control en diferentes provincias sirias, especialmente Alepo y Idlib, demuestran que podrían tener éxito en su lucha contra el ISIS si contaran con la ayuda precisa.

© Versión original (inglés): NOW
© Versión en español: Revista El Medio