Revista de Prensa

¿Por qué ha rechazado Riad estar en el Consejo de Seguridad?

 

El rey Abdalá de Arabia Saudí.

Ariel ben Salomon analiza para The Jerusalem Post las posibles causas de tan controvertida decisión:

Tras convertirse en el primer país que rechaza un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, crecen las especulaciones sobre los motivos de Arabia Saudí para tomar esta decisión. ¿Ha sido por el tema palestino-israelí o, más probablemente, por su frustración y rabia hacia los EEUU y otros poderes mundiales a causa de su inacción en Siria y su reciente acercamiento a Irán?

Este reportaje del diario español El País analiza la situación en que se encuentra la organización islamista en Egipto ante la represión de que está siendo objeto:

“Hemos vuelto a la clandestinidad, como en la era Mubarak. Estamos acostumbrados a funcionar así. No nos amedrenta”, dice Hasán al Bana, un joven y comprometido miembro de la cofradía. Quizás ese era su destino desde que su padre lo bautizó con el mismo nombre que el fundador de la Hermandad como homenaje. El pasado 23 de septiembre la Hermandad fue ilegalizada por los tribunales egipcios y ordenada su disolución. Además de retirar su nombre del registro de ONG, el Gobierno ha creado un comité encargado de investigar sus activos y gestionarlos una vez confiscados.

La agencia Reuters ha entrevistado a la autora de obras de espionaje Mishka Ben-David, que anteriormente sirvió para los servicios de inteligencia israelíes:

La agente secreto Mishka Ben-David, de 61 años y ya retirada del servicio activo en el Mossad, ha vuelto a retomar su carrera como autora de libros de suspense y espionaje, que había dejado en suspenso desde que entró a trabajar en el servicio de inteligencia israelí, en 1987. En esta entrevista, Ben David habla de sus libros y de la influencia de sus experiencias en el mundo del espionaje en su manera de escribir. “Mis personajes, como la gente real del Mossad, están a medio camino entre James Bond y Smiley, el conocido protagonista de las novelas de John Le Carré”.

Nisán Limor refiere en Al Monitor el nacimiento de esta peculiar iniciativa financiera, inédita desde los tiempos del Mandato Palestino:

El modelo de banca social, basado en los principios del cooperativismo, es de hecho la viva reencarnación de las asociaciones de ahorro y préstamo que operaban en el ámbito hebreo desde 1906, cuatro décadas antes de la creación del Estado de Israel, que en los años 70 del siglo pasado desaparecieron absorbidas por el sistema de banca privada. De acuerdo con los principios que rigen las asociaciones mutualistas en las que se basa el Ofek Bank, sus miembros son los propietarios, operadores y beneficiarios de los servicios financieros prestados por el banco. Además deciden la política empresarial en virtud de la cual se determinan las condiciones de los créditos y las tasas a cobrar en concepto de comisiones.