Imaginario

Piedras para pedir la liberación de una ciudadana británica capturada por Irán

 

free-nazanin

El pasado sábado, vísperas del Día de la Madre británico, un grupo de activistas por los derechos humanos llamó la atención sobre la situación de Nazanín Zaghari-Ratcliffe, madre de una niña de muy corta edad, colocando 707 piedras coloreadas –una por cada día de estancia en prisión de NZR– ante la sede del Foreign Office.

Nazanín Zaghari-Ratcliffe es una ciudadana británica de origen iraní encarcelada desde 2016 en la República Islámica bajo la acusación de espionaje, cargos que siempre ha negado aduciendo que se encontraba en Irán para que sus padres conocieran a su hija, Gabriella.

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha afirmado que las piedras seguirán ahí hasta que se consiga la liberación de NZR.