Revista de Prensa

Pésimas noticias para los cristianos turcos

 

mujeres-rosarios (1)

El reforzamiento de los poderes de Erdogan, tras la muy discutida aprobación en referéndum de su proyectada reforma constitucional, suscita natural preocupación entre los turcos no musulmanes, dado el incendiario lenguaje islamista que está utilizando el mandatario, advierte el exdiputado turco Aykan Erdemir, miembro de la Foundation for Defense of Democracies (FDD), cuya opinión fue solicitada por CBN News y publicada en esta nota.

Durante su discurso de la victoria, Erdogan acusó a Occidente de [protagonizar] una “cruzada” (…) “Por tanto, sigue utilizando esa clase de choque beligerante del islam contra la cristiandad. Es la batalla de la cruz contra la media luna, y puedes imaginar que si fueras miembro de las comunidades turcas judía o cristiana te sentirías muy amenazado, porque eres un ciudadano y, técnicamente sobre el papel, tienes los mismos derechos que la mayoría musulmana (…), pero tienes un presidente que continúa señalándote y mostrándote como una especie de quinta columna, los traidores en Turquía, y eso básicamente allana el camino, no solamente a las agresiones en los tribunales, sino a los crímenes de odio”, sostiene Erdemir.

Lo afirma en este artículo Steven A. Cook, del Council on Foreign Relations, a la vista del resultado del referéndum del pasado domingo, que transforma el sistema turco en algo parecido a un sultanato.

Con enormes desequilibrios y virtualmente ningún control sobre el jefe del Estado, que ahora también será jefe del Gobierno, las enmiendas constitucionales disuelven la [Constitución de 1921] y convierten en irrelevantes todos los esfuerzos (…) para emular los principios organizativos de un Estado moderno. Resulta que Erdogan, que disfrutaría de un poder no otorgado a ningún líder turco desde los sultanes, es en realidad un neo-otomano.

La ambición de Erdogan ayudó a impulsar a Turquía (…) Pero, a diferencia de la caricatura que lo dibuja como un hombre que busca el poder por el poder, el líder turco tiene una visión para la transformación de Turquía en un país más próspero, más poderoso y más musulmán, lo que implica que los valores conservadores y religiosos han de dar forma a la conducta y las expectativas de los turcos en su modo de vida. (…) Erdogan necesita cobertura legal para continuar con su agenda transformadora. Y la única manera para que pueda lograrlo parece ser convertirse él mismo en algo parecido a un sultán.

El analista saudí Ibrahim al Ozaimin analiza sobre los posibles efectos de la visita a Irak del ministro de Exteriores de su país, la primera en casi una década y media.

Creo que la visita tendrá un impacto en la resolución de muchos asuntos, el más importante de los cuales es la restauración de la estabilidad política en Irak. Hay una estrecha correlación entre la inestabilidad política y los ataques terroristas; cualquier aumento en la inestabilidad política de un Estado lleva a un aumento de sus conflictos internos y, en consecuencia, a un incremento de los ataques terroristas, algo que resulta evidente en Irak.

(…)

La visita del ministro de Exteriores saudí a Irak podría tener también un impacto positivo en las relaciones económicas y en las oportunidades de inversión, dado que el comercio entre los dos Estados sigue siendo bajo. (…)

Riad y Bagdad podrían trabajar también en el reforzamiento de las oportunidades de negocio abriendo la frontera estratégica de Yemima, que indudablemente reviviría los lazos entre el norte de Arabia Saudí y el oeste de Irak. Los vuelos directos entre ambos países crearían asimismo muchas oportunidades de negocio.