Revista de Prensa

Obama vetará cualquier sanción contra Irán

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
"La ONU tiene constancia de la campaña de terror contra la población civil organizada por Damasco, con secuestros y torturas a pacifistas y activistas políticos"

Obama hará uso de sus prerrogativas presidenciales para evitar que el Congreso estadounidense endurezca las sanciones a Irán a través de una propuesta legislativa ya en marcha, según anunció ayer el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Unos 26 senadores demócratas y republicanos apoyan la promulgación de una ley que imponga nuevas sanciones a Teherán si viola el acuerdo alcanzado el pasado mes en Ginebra o no se alcanza un acuerdo final.

Según Carney, esa iniciativa legal ofrecería una excusa al régimen iraní para abandonar las conversaciones sobre desarme nuclear.

Los investigadores de la ONU presentes en Siria aseguran que Damasco secuestra a activistas y otros ciudadanos como parte de una «vasta campaña de terror contra la población civil».

Testigos presenciales han identificado a oficiales de los servicios de inteligencia, soldados y milicianos progubernamentales como responsables de la detención arbitraria de numerosas personas, sin que se sepa cual es su destino.

Hüseyin Çapkin ha sido destituido como jefe de la policía de Estambul, en lo que parece una de las consecuencias inmediatas del escándalo desatado en todo el país por la detención de más de 80 funcionarios del Gobierno de Recep Tayip Erdogan acusados de corrupción. El propio presidente denunció que existía una conspiración en su contra.

Çapkin hizo ayer pública una breve nota de prensa insistiendo en su papel de “funcionario público que ha servido durante cuatro años y medio con honor”.

Los cuerpos de las dos mujeres aparecieron el pasado miércoles en Uruzgan, una provincia muy conservadora del sur del país. Las autoridades confirmaron que el motivo de la muerte fue el ahorcamiento, en lo que parece ser un episodio más de la batalla de los talibanes por impedir el acceso de las mujeres un puesto de trabajo. La segunda hipótesis es que fueran ejecutadas por motivos familiares.

Una nueva oleada de atentados suicidas ha acabado con la vida de 36 peregrinos chiíes que acudían a celebrar una de las principales festividades de su calendario, fijada para la próxima semana.

El ataque más sangriento ocurrió cuando un terrorista suicida hizo estallar sus explosivos en un barrio de mayoría suní del sur de Bagdad, cerca del lugar donde se celebraba un funeral chií.