Revista de Prensa

Obama quiere una guerra de tres años contra el Estado Islámico

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
"El Consejo de Seguridad planea aprobar una resolución destinada a impedir que el EI siga recibiendo millones de dólares por sus actividades en el mercado del petróleo, el contrabando de antigüedades y el cobro de rescates"

La Casa Blanca quiere que el Congreso dé luz verde a sus planes para emprender una «ofensiva duradera» contra el EI que se demoraría esos tres años. El problema es que los demócratas no quieren enviar tropas para que combatan sobre el terreno y los republicanos desconfían del liderazgo del mandatario, que por lo demás se encuentra en la última fase de su mandato.

El Consejo de Seguridad planea aprobar una resolución destinada a impedir que el EI siga recibiendo millones de dólares por sus actividades en el mercado del petróleo, el contrabando de antigüedades y el cobro de rescates.

La idea es imponer sanciones a todos aquellos que incurran en una transacción comercial con los terroristas.

Al menos 183 personas han muerto en los últimos 10 días como consecuencia de los bombardeos de las fuerzas del régimen contra posiciones rebeldes en Guta y Duma, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres.

Uno de los ataques más mortíferos tuvo por objetivo el mercado de Guta, donde el martes una bomba de barril –Asad niega que sus tropas usen este tipo de armamento– se habría cobrado al menos 40 vidas.

El 58% de los encuestados por YouGov cree que el presidente debe recibir Netanyahu, si bien el 47% desaprueba que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Behner, decidiera invitar al líder israelí para que hablara ante el Congreso sobre la cuestión iraní.

Prácticamente la mitad de los encuestados (46%) considera que sus representantes deben acudir a la cita del 3 de marzo, por un 24% que defiende todo lo contrario, como ya han anunciado que harán algunos congresistas especialmente críticos con Benjamín Netanyahu.