Revista de Prensa

Obama ordena que se acelere el levantamiento de las sanciones contra Irán

 

Barack Obama.
"El Pentágono ha confirmado la muerte en un bombardeo de la coalición liderada por EEUU de Sanafi al Naser, del Grupo Jorasán"

“Por la presente, me dirijo a ustedes para que den todos los pasos necesarios a fin de cumplir los compromisos de Estados Unidos con respecto a las sanciones“, se lee en un memorando que dirigió ayer el presidente norteamericano al Tesoro y a las Secretarías de Estado, Energía y Comercio.

La decisión presidencial se produce 90 días después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas respaldara el acuerdo sobre el programa nuclear iraní suscrito por Teherán y el P5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania).

El secretario de Estado norteamericano se verá por separado con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, esta misma semana, a fin de trata de rebajar la tensión que se vive en Israel y los territorios.

Aunque aún no están confirmadas las fechas, Kerry podría reunirse con Netanyahu en Alemania el jueves, y el sábado con Abás –y Abdulá II– en Jordania.

El fallecido es un soldado israelí que patrullaba ayer en la estación de autobuses de Beersheba, en el sur del país. El criminal –Asam al Araj, procedente de Suhafat, en la parte oriental de Jerusalén– abrió fuego y provocó heridas también a once personas antes de ser finalmente abatido.

El sábado, cuatro terroristas fueron abatidos in situ por las fuerzas de seguridad israelíes cuando se disponían a apuñalar a judíos.

Los linchadores pensaban que era el terrorista que había apuñalado a la gente en la propia estación de autobuses de Beersheba y procedieron a apalizarlo luego de que fuera disparado por un agente de policía.

La víctima ha sido identificada como Haftom Zarhum, de 29 años. Falleció en el hospital como consecuencia de las heridas recibidas.

La Policía israelí ha calificado lo ocurrido de “muy grave” y advertido que no permitirá a la gente “tomarse la justicia por su mano”.

El bombardeo, perpetrado este fin de semana, tuvo por objetivo un convoy del grupo terrorista que circulaba por la provincia de Hama, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. La organización siria no ha podido precisar si el ataque aéreo ha sido llevado a cabo por aviones rusos o del régimen de Asad, pero asegura que no han sido realizados por la coalición internacional liderada por Washington.

Dos militares turcos perdieron ayer la vida y otros tres resultaron heridos cuando miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) detonaron un artefacto explosivo de 500 kilogramos al paso del vehículo en el que circulaban por la carretera que conecta Tunceli y la provincia oriental de Erzincan. Dada la virulencia de la explosión, se abrió en la calzada un agujero de dos metros de profundidad por cuatro metros de ancho.

Otros tres soldados perdieron la vida el sábado en combates con el PKK en la provincia suroriental de Hakkari; al día siguiente murió otro soldado más, como consecuencia de las heridas recibidas.

El Pentágono ha confirmado la muerte en un bombardeo de la coalición liderada por EEUU de Sanafi al Naser, dirigente de la organización terrorista con experiencia en captar fondos y hombres para realizar atentados.

Naser era una figura destacada del Grupo Jorasán, célula secreta de Al Qaeda enviada a Siria desde Pakistán, al decir de la inteligencia norteamericana.