Revista de Prensa

Obama intentó alentar un golpe de Estado contra Asad

 

El dictador sirio, Bashar al Asad.
"La estrategia de la Casa Blanca durante las protestas de 2011 fue alentar las disensiones en el régimen y ofrecer incentivos a quienes abandonaran a Asad"

Un reportaje del norteamericano The Wall Street Journal revela que la inteligencia estadounidense trató de utilizar una red de desertores e intermediarios internacionales en un esfuerzo para derrocar al dictador sirio mediante un golpe militar.

Según este informe, la estrategia de la Casa Blanca durante las protestas de 2011 fue alentar las disensiones en el régimen y ofrecer incentivos a quienes abandonaran a Asad.

Lo ha anunciado el ministro de Exteriores, Walid al Mualem, en el transcurso de una visita oficial a China.

Mualem ha mostrado la disposición del régimen sirio a participar en las negociaciones que la ONU pretende organizar en Suiza a finales del próximo mes de enero, pero a condición de que se celebren entre grupos sirios y sin injerencias externas.

El canciller sirio confía en que de estas conversaciones surja un “Gobierno de unidad” que acabe con la guerra civil que padece el país desde hace casi cinco años.

El secretario general Ban Ki Moon ha designado a Mahamat Salé Anadif para dicho puesto. Anadif, exministro de Exteriores del Chad, dirigirá a la fuerza de pacificación de 10.000 hombres desplegada por la ONU y tratará de alcanzar un acuerdo de paz entre los grupos armados que se disputan el poder.

El Shin Bet ha anunciado el arresto de los miembros de un grupo de Hamás que trataba de organizar ataques terroristas con explosivos.

La célula terrorista tenía su base en Abu Dis, cerca de Jerusalén. De haber conseguido sus objetivos, los terroristas podrían haber causado víctimas mortales a gran escala, según la inteligencia israelí.

En la operación antiterrorista han sido detenidos 25 miembros de Hamás, la mayoría de ellos estudiantes de la Universidad Al Quds.