Revista de Prensa

Obama autoriza el bombardeo de posiciones del Estado Islámico

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
"El presidente norteamericano ha adoptado esta decisión para impedir que la capital del Kurdistán iraquí, Irbil, caiga en manos de los terroristas islamistas"

El presidente norteamericano ha adoptado esta decisión para impedir que la capital del Kurdistán iraquí, Irbil, caiga en manos de los terroristas islamistas, a los que ha acusado de incurrir en prácticas genocidas en las zonas que ocupan.

«A principios de esta semana un iraquí se lamentaba de que nadie les ayudaba. Pues bien, América va a ayudar», ha declarado Obama.

«Queridos hermanos y hermanas tan perseguidos, yo se cuánto sufren, se que han sido despojados de todo. Estoy con ustedes en la fe en Aquel que ha vencido al mal«, escribe la máxima autoridad de la Iglesia católica a los cristianos de la zona, sometidos a feroz persecución por grupos como el Estado Islámico, que se ha hecho con el control de buena parte de Irak y Siria.

Francisco ha instado a la comunidad internacional a que haga cuanto esté en su mano para «proteger a cuantos están afectados o amenazados por la violencia».

Las Fuerzas de Defensa de Israel han atacado posiciones terroristas en la Franja luego de que Hamás volviera a lanzar cohetes contra suelo israelí desde el territorio que sojuzga.

Las hostilidades han vuelto a cobrar intensidad luego de que Hamás rechazara prolongar la tregua e hiciera efectivas sus amenazas de retomar los ataques.

Debido al recrudecimiento de los combates en el pueblo fronterizo de Arsal, los referidos refugiados han decidido abandonar sus campamentos y cruzar de nuevo la raya.

Los choques entre el Ejército libanés y los terroristas islamistas se han cobrado la vida de al menos 17 soldados y medio centenar de yihadistas.

La llegada del secretario de Estado de EEUU para interesarse por el recuento de las presidenciales ha sorprendido al propio Gobierno de Kabul, que no había sido avisado. Kerry ha anunciado su intención de reunirse con los dos aspirantes, Abdulá Abdulá y Ashraf Ghani, así como con el presidente saliente, Hamid Karzai.

El recuento está suscitando tanta controversia que se ha tenido que interrumpir en varias ocasiones, en medio de las denuncias de manipulación de Abdulá.