Revista de Prensa

Nuevo baño de sangre en Egipto

 

sangre
"La ONU calcula que para el 1 de noviembre terminarían de destruir tanto las armas como las herramientas para fabricarlas, si bien el plazo acordado es de 9 meses."

Lo que comenzó siendo una celebración de lo que los egipcios consideran una “victoria épica” frente a Israel terminó con un choque entre islamistas y fuerzas de seguridad que ha dejado al menos 53 muertos, 268 heridos y 423 detenidos. 

Se trata de los peores incidentes desde el desalojo de las acampadas pro Morsi de este verano.

El atentado más espeluznante tuvo lugar en el patio de una escuela del norte del país, donde un terrorista suicida hizo detonar un camión lleno de explosivos, matando a 14 estudiantes y al director del centro. Otras 12 personas fueron asesinadas en Bagdad luego de que un terrorista detonara el cinturón explosivo que portaba junto a un grupo de turistas chiíes.

La ONU calcula que para el 1 de noviembre terminarían de destruir tanto las armas como las herramientas para fabricarlas, si bien el plazo acordado es de 9 meses. Por motivos de seguridad, se mantiene en secreto el lugar donde se va a llevar a cabo el proceso.

El suceso tuvo lugar en el aparcamiento de un supermercado del barrio diplomático de la capital, Saná. El guardaespaldas de Carola Mueller-Holtkemper perdió la vida en el enfrentamiento con los terroristas, de los que se sospecha pertenecen a Al Qaeda.

En Libia, un comando del Ejército norteamericano capturó a Anas al Libi, de 49 años, buscado por haber organizado los atentados contra las embajadas norteamericanas de Kenia y Tanzania en 1998, en los que murieron 224 personas.

La operación antiterrorista en Somalia contra los responsables del ataque a un centro comercial de Nairobi (Kenia) el mes pasado ha tenido un resultado más incierto. El comando de los Navy Seals tuvo que ser evacuado tras más de una hora de intenso tiroteo, sin que esté confirmada la baja del líder del grupo terrorista Al Shabab, principal objetivo de esta operación.