Revista de Prensa

Nueva ronda de negociaciones sobre el programa nuclear iraní

 

Catherine Ashton y Mohamed Zarif
"La construcción del reactor de Arak preocupa especialmente a los poderes mundiales por su capacidad de producir plutonio radiactivo con fines bélicos"

Representantes del grupo P5+1 (EEUU, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania) encabezados por la jefa de la diplomacia de la UE, Katherine Ashton, se sientan hoy de nuevo en Viena frente a la delegación de la República Islámica, dirigida por su ministro de Exteriores Javad Zarif. El objetivo es concluir un acuerdo definitivo acerca del polémico programa nuclear iraní, sobre el que las partes ya llegaron a un entendimiento preliminar el pasado mes de noviembre.

Zarif ha asegurado que esta nueva ronda de negociaciones “va a ser más seria y más dura”, porque se van a discutir temas especialmente sensibles como la construcción del reactor de Arak, que los poderes mundiales ven con suspicacia por la posibilidad de que constituya una vía alternativa para que Teherán desarrolle armas nucleares a partir del plutonio.

El presidente norteamericano explicó ayer al término de su entrevista con el líder palestino en la Casa Blanca que el acuerdo exigirá “riesgos y decisiones políticas muy difíciles, muy exigentes y difíciles”, si bien a su juicio “todo el mundo sabe cómo van a ser las líneas generales del acuerdo de paz”.

Obama elogió a Mahmud Abás por su “condena coherente de la violencia” y confió en que en las próximas semanas se produzcan avances en las conversaciones con israelíes. Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina aseguró que “no hay tiempo que perder” en el proceso de paz porque “el tiempo no está de nuestra parte”.

El incidente ocurrido la semana en un paso fronterizo, en el que murió un juez jordano-palestino por el disparo accidental de un soldado israelí, ha motivado esta decisión de las dos primeras autoridades de Israel. Tanto el presidente como el primer ministro hablaron por teléfono con el rey Abdalá de Jordania para disculparse por el suceso en el que se ha visto involucrado el ejército israelí.

Simón Peres manifestó su “profunda tristeza y pesar” por la muerte ocurrida y expresó su voluntad de realizar una investigación conjunta que aclare este suceso.

Se trata del buque Morning Glory, de bandera norcoreana, que a primeros de mes llenó sus bodegas ilegalmente en el puerto libio de Sidra, controlado por grupos opositores que no reconocen al Gobierno del país.

El petrolero se zafó de las embarcaciones libias que intentaban devolverlo a puerto, pero un comando de las fuerzas especiales Seal de la Marina de Estados Unidos lo interceptó ayer y lo puso a disposición del Gobierno libio. El fracaso de la operación de la Marina libia le ha costado el puesto al primer ministro Alí Zidan, sustituido en el cargo por el ministro de Defensa, Abdalá al Zani, tras una moción de censura.

Nuevas evidencias obtenidas por la prensa británica demuestran que Jack Warner, vicepresidente de la organización internacional de fútbol, recibió 1,2 millones de dólares quince días antes de la elección de Qatar como sede dentro de ocho años de la mayor competición futbolística mundial.

El soborno fue abonado por una compañía controlada por el expresidente de la Confederación Asiática de Fútbol, el catarí Mohamed bin Haman, en diciembre de 2010, a escasos  días de la elección de la sede del Mundial de Fútbol. Más de la mitad de los 22 miembros del comité que eligió a Rusia y Qatar como sedes de los mundiales de 2018 y 2022 respectivamente han sido separados de sus cargos, implicados en acusaciones de corrupción.