Revista de Prensa

No se avanza en Ginebra

 

Bashar Asad.
"Fuentes israelíes y libanesas citadas por el diario español 'El País' refieren que las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron en fechas recientes una lanzadera de misiles utilizada por el régimen sirio en la provincia de Latakia"

Según declaró en rueda de prensa ayer por la noche el enviado especial de la ONU, Lajdar Brahimi, la reunión del lunes tuvo que ser suspendida cuando sólo había transcurrido una hora, al entrar los representantes de los dos bandos en el asunto político por excelencia: la salida de Bashar al Asad del poder, condición indispensable para los grupos opositores y una línea roja que el régimen no tiene intención de cruzar.

Dos buques de la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), escoltados por unidades navales de China, Dinamarca, Noruega y Rusia, son los encargados de sacar del país esta nueva remesa de armamento prohibido.

El director de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, ha hecho un llamamiento para mantener el ritmo de destrucción del arsenal químico del régimen sirio.

Fuentes israelíes y libanesas citadas por el diario español El País refieren que las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) atacaron en fechas recientes una lanzadera de misiles utilizada por el régimen sirio en la provincia de Latakia.

Jerusalén, que ha advertido reiteradas veces de que no permitirá que Irán transfiera armamento avanzado a su satélite libanés (Hezbolá) por medio de Siria, guarda silencio al respecto.

El flamante mariscal tiene hasta el 18 de febrero para oficializar su candidatura, una vez que el Ejército ha dado el visto bueno a su postulación. De hecho, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas ha considerado “un mandato y una obligación” demandada por las “masas” el paso dado por Sisi.

Así lo ha asegurado el primer ministro del Gobierno que detenta el poder en la Franja, el islamista Ismaíl Haniye, cuya decisión pretende dar un nuevo impulso al proceso de reconciliación entre Hamás y la formación del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

Los miembros de Al Fatah autorizados a volver huyeron de la Franja tras la guerra que libraron en el territorio la propia Fatah y Hamás en 2007.

El proyecto de ley impulsado por el partido Israel Beitenu pretende penalizar con cárcel y multas de hasta 28.000 dólares a quienes utilicen con intención injuriosa palabras como nazi o hagan alusiones a símbolos y expresiones de la Alemania nazi “de forma equivocada e inapropiada”.

“Debemos protegernos de esta irresponsable libertad de expresión que eventualmente perjudica a la gente”, ha declarado Simón Ohayón, uno de los impulsores de la controvertida legislación.