Revista de Prensa

No quiere destruir su arsenal químico

 

Bashar al Asad.
"La organización Human Rights Watch denuncia la destrucción deliberada de barrios enteros de Damasco y Hama por el gobierno para castigar a la población civil"

Según el departamento de Estado norteamericano, Asad ha entregado para su destrucción menos del 5% del armamento químico declarado por el propio gobierno sirio, lo que incumple flagrantemente los plazos fijados en el acuerdo con la ONU.

La portavoz de la secretaría de estado, Jen Psaki, insistió ayer en que se ha cumplido ya un mes de retraso sobre el plazo establecido para hacer entrega de las armas más peligrosas. Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca añadió que EEUU espera que Asad cumpla con su compromiso.

Esa es la denuncia formulada por la organización humanitaria “Human Rights Watch”, que en un informe de 38 páginas recoge declaraciones de testigos, imágenes por satélite y otras pruebas fotográficas que demuestran la destrucción deliberada de barrios enteros de Damasco y Hama caracterizados por albergar focos de apoyo al bando rebelde.

El documento denuncia que el régimen de Asad ha demolido por completo al menos 140 hectáreas, con el único fin de “causar daños desproporcionados a la población civil”.

El ataque terrorista se produjo ayer contra el ministerio de Transporte en Bagdad, cuando los suicidas entraron y tomaron como rehenes a los trabajadores asesinando a nueve de ellos antes de que las fuerzas de seguridad recuperaran el control.

Cuatro terroristas hicieron detonar sus chalecos con explosivos durante el asalto, mientras que otros dos cayeron por los disparos de la policía iraquí.

La amenaza fue hecha pública ayer por el ministerio de Interior y va dirigida contra los miembros de los Hermanos Musulmanes que utilizan redes sociales como Facebook o Twitter para incitar a la violencia.

Fuentes del ministerio aseguraron que 10 miembros de “la Hermandad terrorista” ya han sido arrestados por actos de este tipo, gracias a los medios tecnológicos utilizados por el Estado egipcio para vigilar los llamamientos a la violencia o la transmisión de información para fabricar explosivos a través de internet.

La agresión tuvo lugar en el distrito de Muzaffargarh, en el Estado de Punjab, cuando una mujer de 40 años fue violada por un padre y sus dos hijos según el castigo ordenado por el Consejo Tribal de la zona.

La víctima de la violación sufrió ese “castigo” a causa de una relación “ilícita” que su hermano mantenía con una chica. Precisamente fueron el padre y los dos hermanos de esa joven los que han perpetrado la violación porque según sentenció el consejo, “el deshonor deberá ser vengado con deshonor“.

Con la consigna “Rezo por la salvación de Israel y su legado”, miles de personas participaron ayer en una oración masiva en el Muro de las Lamentaciones para mostrar su rechazo a las conversaciones de paz con los palestinos y el papel del secretario de Estado norteamericano John Kerry.

El acto fue organizado entre otros por el actual ministro de Vivienda , Uri Ariel, miembro del partido ultraconservador Hogar Judío, claramente posicionado contra los términos en que se ha planteado el proceso de paz.