Imaginario

"¡No a la judaización de Argelia!" "¡Argelia musulmana!"

 

sinagoga-abandonada-argelia

Estos eslóganes corearon el pasado viernes los salafistas que pretendieron celebrar una manifestación en Argel para protestar por los planes del Gobierno de reabrir las sinagogas que se clausuraron en los años 90, durante la terrible guerra civil que devastó el país.

A juicio del líder salafista Abdelfatá Hamadash, la apertura de sinagogas allanaría el camino a la «normalización de relaciones entre Argelia e Israel», a lo que se opone rotundamente.

Si bien en el momento en que accedió a la independencia Argelia tenía unos 163.000 habitantes de confesión judía, hoy en día es muy probable que no lleguen al centenar (no hay datos oficiales).