Revista de Prensa

Netanyahu llama a la unidad nacional contra el racismo

 

Benjamín Netanyahu.
"Un grupo salafista acusa al grupo terrorista Hamás de cometer abusos y torturas de todo tipo contra sus miembros"

Tras los disturbios registrados en Tel Aviv luego de que un soldado de origen etíope fuera maltratado en plena calle por un agente de policía, el primer ministro se ha reunido con el propio soldado y destacadas personalidades de la comunidad etíope y abogado por la lucha nacional contra la discriminación y el racismo.

Por su parte, el presidente del país, Reuven Rivlin, ha afirmado que se trata de una herida abierta: «Hemos errado. No nos prestamos atención a nosotros mismos, y no nos escuchamos lo suficiente», ha señalado.

La comunidad judía israelí de origen etíope asciende a 135.000 individuos.

Rompiendo el Silencio, integrada por reservistas del Ejército israelí, ha denunciado que en el enfrentamiento con Hamás del pasado verano se vulneraron los códigos éticos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF).

Esta ONG asegura haber recogido 60 testimonios fiables de miembros de las IDF que participaron en la operación Margen Protector, cuyos nombres dicen no revelar para protegerlos de posibles represalias, en los que se denuncia el uso masivo de fuego de artillería en determinadas áreas y la autorización para abrir fuego ante el menor indicio de riesgo para las fuerzas israelíes sobre el terreno.

Las IDF han desechado las acusaciones por inconsistentes.

La organización Tendencia Salafista ha hecho públicas sus denuncias sobre las acciones del grupo terrorista que detenta el poder en la Franja. El grupo salafista acusa a Hamás de abusos y torturas a sus miembros y asegura contar con pruebas de «lo que sucede en las celdas de detención del servicio de seguridad interior, incluidos los nombres de los interrogadores criminales que torturan e insultan a nuestra gente».

Tendencia Salafista pide al «sabio pueblo de Gaza» que «ponga fin a la criminalidad y las detenciones abusivas de nuestros hermanos antes de que sea demasiado tarde».

Dos bombas de mortero lanzadas desde territorio sirio han impactado en un destacamento de la misión de la ONU en el lugar (Fnuos). Los dos miembros de la ONU han sido trasladados a un hospital israelí, donde se reponen de sus heridas; su estado no reviste gravedad.

Naciones Unidas se estableció en los Altos del Golán en 1974 con la misión de supervisar el alto al fuego en la frontera entre Israel y Siria.