Revista de Prensa

Netanyahu, contra "las dulces palabras y el chorreo de sonrisas"

 

Barack Obama y Benjamín Netanyahu.
"Según Netanyahu, el programa nuclear iraní no sólo no está siendo ralentizado, sino que se ha acelerado desde la llegada de Ruhaní al poder""El pasado 24 de septiembre Christiane Amanpour realizó una entrevista en la CNN al flamante presidente iraní, y la traducción que de las palabras de éste se hizo han provocado tal malestar en la República Islámica que sus autoridades se plantean demandar al canal y claman por su proscripción, pues sospechan que se trató de tergiversaciones interesadas"

El primer ministro israelí ha puesto de manifiesto este fin de semana su intención de desvelar las verdaderas intenciones de Teherán respecto a su programa nuclear, que, según ha advertido, no sólo no está siendo ralentizado sino que se ha acelerado desde la llegada de Ruhaní al poder.

Netanyahu ha anunciado que en su discurso de mañana ante la Asamblea General desvelará material de inteligencia para acabar con «las dulces palabras y el chorreo de sonrisas», en referencia a los gestos recientes de acercamiento entre Washington y Teherán.

Es lo que aseguró ayer la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, a pesar del nuevo clima de entendimiento diplomático entre los Gobiernos de ambos países.

Rice afirmó que las sanciones económicas al régimen de los ayatolás van a seguir hasta que se demuestre que ha abandonado su programa nuclear con fines bélicos. «La comunidad internacional tiene razones para ser escéptica, por lo que necesita pruebas», enfatizó.

El pasado 24 de septiembre Christiane Amanpour realizó una entrevista en la célebre cadena norteamericana al flamante presidente iraní, y la traducción que de las palabras de éste se hizo ha provocado tal malestar en la República Islámica que sus autoridades se plantean demandar al canal y claman por su proscripción, pues sospechan que se trató de tergiversaciones interesadas.

Entre las interpretaciones que más parecen haber molestado a los ayatolás se cuenta la que daba a entender que Ruhaní condenó el Holocausto, cuando se limitó a decir que Teherán condena «cualquier clase de crimen perpetrado a lo largo de la historia, incluido el crimen cometido por los nazis contra los judíos y los no judíos», lo que niega especificidad a la Shoá. Días antes había eludido responder a una pregunta sobre si compartía el negacionismo de su predecesor, Mahmud Ahmadineyad, sentenciando: «No soy historiador».

El ataque se produjo en la ciudad de Raqa, controlada por el bando opositor a Asad. La mayoría de las víctimas eran estudiantes del centro.

Los rebeldes aseguran que hay también más de treinta heridos, datos que hasta el momento no se han podido confirmar de manera independiente.

Otras 36 personas han resultado heridas en lo que parece un ataque terrorista contra unas dependencias de los servicios de seguridad en Erbil. Se cree que las víctimas son miembros de las fuerzas de seguridad kurdas.

Al parecer, un testigo dice que hasta cinco terroristas suicidas pudieron ser abatidos antes de que detonaran las cargas explosivas que portaban.

El partido islamista Ennahda, mayoritario en el Gobierno, ha mostrado su disposición a negociar con las fuerzas laicistas del país para salir de la crisis política desatada tras el asesinato del líder opositor Mohamed Brahmi, el pasado 25 de julio.

Los dirigentes de Ennahda aceptaron el pasado sábado dejar el poder, disolver la coalición gobernante y convocar nuevas elecciones al término de las conversaciones con los grupos opositores, que arrancarán esta semana.

Así lo cree Tzipi Livni, ministra israelí de Justicia y representante de Jerusalén en las conversaciones de paz con la Autoridad Nacional Palestina, retomadas recientemente después de una década de incomunicación.

A pesar de las dificultades para llegar a un compromiso duradero que garantice la existencia pacífica y segura de los dos Estados, Livni aseguró que un acuerdo de paz tendrá «un efecto masivo en el actual equilibrio de fuerzas en Oriente Medio».