Revista de Prensa

Matanza del Estado Islámico en el feudo de Hezbolá

 

Estado Bandera del Estado Islámico de Irak y el Levante
"Jerusalén cree que Hezbolá tiene misiles iraníes de largo alcance capaces de impactar en cualquier parte del territorio israelí"

La matanza ha sido consecuencia de dos atentados suicidas perpetrados en los barrios del sur de Beirut controlados por la organización terrorista chií de obediencia iraní Hezbolá. Un tercer terrorista suicida fue abatido antes de que pudiera hacerse explotar.

La organización terrorista suní Estado Islámico, enfrentada a Hezbolá en Siria, ha reivindicado la carnicería.

Los más recientes informes indican que el grupo terrorista libanés está aumentando sus esfuerzos por adquirir más armamento para atacar a Israel, pese a su desgaste en la guerra que está librando en Siria en apoyo del dictador Bashar al Asad.

Se trata de un aumento muy sensible, pues la evaluación de mayo apuntaba a 100.000 proyectiles.

Entre las armas de que dispondría la organización criminal habría misiles iraníes de largo alcance con capacidad de impactar en ciudades tanto del norte como del centro y sur de Israel.

El referido aeropuerto militar, próximo a Alepo, llevaba sometido a cerco por el califato terrorista desde hace dos años.

Según la agencia estatal de noticias, Sana, las fuerzas de Asad mataron a «cientos de terroristas del Estado Islámico, destruyendo sus guaridas y arsenales con todas sus armas en el interior».

Las víctimas, entre las que habría un menor y procedentes de la ciudad de Rafah, en la frontera con la Franja de Gaza, vivían cerca de una estación de policía, por lo que habían sido señaladas por cooperar con las fuerzas del orden.