Revista de Prensa

Matanza anticristiana en Pakistán

 

cruz-de-sangre2
"El mulá Abdul Ghani Baradar está considerado uno de los fundadores de la rama pakistaní del Talibán (1994). Llevaba en la cárcel desde el año 2010, cuando fue capturado en la ciudad de Karachi"

El macrocrimen tuvo lugar ayer en Peshawar, en plena misa. De hecho, cuando los dos terroristas suicidas penetraron en el templo se calcula que había unas 500 personas en su interior.

El mulá Abdul Ghani Baradar está considerado uno de los fundadores de la rama pakistaní del Talibán (1994). Llevaba en la cárcel desde el año 2010, cuando fue capturado en la ciudad de Karachi.

Según Kabul, Baradar es uno de los pocos talibanes capaz de sostener unas negociaciones de paz.

La matanza tuvo lugar el sábado en Bagdad, en el barrio chií de Ciudad Sader, una de las zonas más afectadas por la violencia sectaria. El vehículo hizo explosión al paso de un cortejo fúnebre.

Abu Abdalá al Libi, comandante del Estado Islámico de Irak y Siria, una de las franquicias de la organización terrorista fundada por Ben Laden, fue muerto ayer domingo en la ciudad de Idlib, en el noroeste del país.

El grupo extremista se ha convertido en un problema para la coalición que lucha contra Bashar al Asad por su carácter yihadista y sus ataques a otros grupos de combatientes de la propia oposición. No obstante, el Ejército Libre Sirio, principal grupo rebelde, ha negado cualquier implicación en la muerte de Libi.

El ataque se produjo ayer, con el resultado de tres personas heridas, según informó el ministro de Exteriores ruso.

Las fuerzas rebeldes han lanzado en los últimos meses proyectiles de mortero y misiles contra la zona de Damasco donde se encuentran las embajadas extranjeras y los edificios oficiales del Gobierno sirio, aunque en esta ocasión se desconoce la autoría precisa del ataque.

Gal Coby, de 20 años, se encontraba frente a un control militar cerca de la Tumba de los Patriarcas cuando recibió el disparo en el cuello que acabó con su vida.

Se da la circunstancia de que Coby era compañero de otro soldado que también murió abatido por un terrorista francotirador, el pasado viernes.

La cifra oficial es de 350.000, aunque se cree que hay otros 150.000 no registrados. La mayoría de ellos deambula por las calles haciendo pequeños trabajos (limpiar zapatos, vender chicles o rosas) con el fin de ganarse la vida.