Revista de Prensa

Maliki bendice los ataques de Asad contra el EIIL

 

al maliki
"El ministro de Exteriores iraquí, Hoshiar Zebari, ha enviado una carta al secretario general de la ONU solicitando la colaboración del organismo y sus países miembros en la lucha contra el EIIL"

El primer ministro iraquí ha hecho estas declaraciones al canal árabe de la BBC luego de que se informara de un bombardeo del Ejército de Bashar al Asad contra posiciones terroristas en la frontera entre ambos países, concretamente en Qaim.

Aunque fuentes militares y yihadistas han afirmado que el ataque tuvo lugar en Irak, Maliki ha asegurado que se produjo en el lado sirio de la raya.

El ministro de Exteriores iraquí, Hoshiar Zebari, ha enviado una carta al secretario general de la ONU solicitando la colaboración del organismo y sus países miembros en la lucha contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

En su misiva, Zebari enfatiza la urgencia de contar con ayuda en entrenamiento militar, tecnología avanzada y armamento, con el fin de evitar que los terroristas del EIIL conviertan Irak en una base para lanzar ataques a otros países.

El objetivo es enviar ayuda directa a los grupos considerados moderados, fundamentalmente entrenamiento y equipamiento militar.

El presidente norteamericano señaló ayer que el objetivo es ayudar a grupos rebeldes seleccionados a fin de «defender al pueblo sirio, estabilizar las zonas que están bajo control [de esos grupos], facilitar la prestación de los servicios básicos, hacer frente a las amenazas terroristas y promover las condiciones para un acuerdo negociado».

Se trata de Maruán Quasma y Amar Abu Eisha, miembros de Hamás. Según la Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet), están detrás del secuestro, hace dos semanas, de los tres jóvenes israelíes que hacían autoestop en las inmediaciones de Hebrón.

Los representantes de los seis poderes mundiales involucrados en las conversaciones para frenar el desarrollo atómico de Teherán se reunieron ayer en Bruselas, a menos de cuatro semanas para que expire el plazo pactado por las dos partes para llegar a un acuerdo.

En las próximas semanas tendrán que decidirse cuestiones trascendentales, como los límites de la capacidad de enriquecimiento de uranio de Irán, uno de los principales puntos de controversia.

El yihadista era un ciudadano saudí buscado por las autoridades de su país e hizo detonar su cinturón de explosivos en el hotel Duroy, con lo que se provocó la muerte a sí mismo e hirió a diez personas.

Abdul Rahmán al Naser Shenifi, de 20 años, estaba en busca y captura por Riad por su vinculación con el Estado Islámico de Irak y el Levante.