Revista de Prensa

Los palestinos tienen que cambiar el chip

 

Niños palestinos

Los niños palestinos llevan décadas siendo aleccionados en el odio a los judíos. El general de brigada en la reserva Yosi Kuperwasser, del Jerusalem Center for Public Affairs, cree que hasta que no se ponga fin a ese adoctrinamiento la paz entre Israel y los palestinos será imposible.

La comunidad internacional debe decir a los palestinos que no van a recibir más dinero para apoyar este tipo de adoctrinamiento. Si quieren el dinero tienen que adoptar un enfoque diferente que permita una paz real con el sionismo y el pueblo judío, un enfoque que podría llevar al mutuo reconocimiento entre un Estado palestino y un Estado judío, donde todos reconozcan la identidad [del otro Estado] como Estado-nación de su propio pueblo. Solo si los palestinos adoptan una política como esa serán dignos de apoyo internacional. De lo contrario (…) la comunidad internacional [estará] perdiendo su dinero y su tiempo.

Mientras ese adoctrinamiento e incitación continúen, veremos a Occidente pagando el salario de terroristas que asesinan a judíos, y no sólo a judíos. Los británicos descubrieron que estaban en realidad pagando un salario a una persona que varios años antes había asesinado a una mujer británica en Israel. Y los americanos están pagando el salario de palestinos que asesinaron a muchos americanos. Es una situación ridícula, y algo debería hacerse al respecto. Sólo cuando los palestinos comprendan que su juego ha sido descubierto, sólo cuando reciban un claro mensaje desde Occidente de que el juego se ha terminado, tendrán que reconsiderar su narrativa.

El analista ruso Vladimir Frolov cree que la clave para el éxito del acuerdo alcanzado por EEUU y Rusia sobre Siria es que Moscú satisfaga sus aspiraciones geoestratégicas.

Para Moscú, el acuerdo ofrecido por EEUU es extremadamente ventajoso y cumple la mayor parte de sus objetivos políticos tras un año de intervención militar en Siria. Es, quizás, la última posibilidad para una salida digna de una guerra que Rusia no puede ganar. El acuerdo satisface la obsesión de Moscú por obtener el estatus internacional de actor global indispensable, a la altura de EEUU.

(…)

El éxito del acuerdo dependerá principalmente de la disposición de Moscú a poner fin a los combates y salir de la guerra en términos honorables presionando a Asad para congelar la situación militar (el último intento, en febrero-marzo, fracasó estrepitosamente) y animándolo a entablar un diálogo político significativo con la oposición, que asegure el traspaso del poder a un Gobierno sirio inclusivo.

El oficial de la Armada estadounidense Jeremy Vaughan, miembro del Washington Institute, firma un estudio técnico sobre los protocolos y mecanismos que los buques de EEUU deberían adoptar a la hora de enfrentarse a provocaciones iraníes.

Lo mejor contra el acoso iraní es la disuasión. Este fin se logra con la mayor eficacia mediante el uso de disparos de advertencia para obligar a los barcos iraníes a guardar una distancia más segura. El ‘USS Squall’ mostró que tales medidas de disuasión pueden desactivar de manera efectiva y segura una situación. La respuesta al acoso naval en el Golfo debería ser abierta, tajante y llevada a cabo con la suficiente antelación para reducir riesgos, mientras se permite a los buques iraníes desistir de manera segura y digna, evitando así un incidente que podría dañar las relaciones más amplias de EEUU con Irán.