Contextos

Los palestinos, cada vez más decepcionados

Por Pablo Molina 

palestinechildren
"El 56% de los palestinos se opone a retomar las conversaciones de paz con Israel""Sólo el 17% de los palestinos cree posible la reunificación de Gaza y la Margen Occidental bajo un único gobierno"

La desconfianza creciente de los árabes israelíes hacia sus líderes en el Estado judío tiene su correlato en la paulatina decepción con que los palestinos miran a su vez a los políticos y las instituciones de la Autoridad Nacional Palestina. Es una de las principales conclusiones que se pueden extraer de la última encuesta realizada por el Centro Palestino para las Investigaciones Políticas y Demoscópicas, cuyos resultados reflejan además el escaso apoyo que la política de Mahmud Abás, tanto en el interior como en sus relaciones con Israel, despierta entre la población palestina.

Esta última encuesta a la que hacemos referencia fue realizada en la Margen Occidental y la Franja de Gaza entre el 13 y el 15 del mes pasado. Para situar el estudio en su adecuado contexto, cuando se llevaron a cabo los trabajos de campo Salam Fayad acababa de renunciar al cargo de primer ministro de la ANP, siendo sustituido por Rami Hamdalá al frente del Gobierno. Unos días antes había tenido lugar el viaje diplomático a la zona del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, acogido con la esperanza de un relanzamiento de las conversaciones de paz entre palestinos e israelíes.

A pesar de ese clima de expectación sobre una posible solución para el futuro de Palestina, la encuesta refleja que un 80% de la población cree que la separación entre los territorios de la Margen Occidental y Gaza va seguir existiendo durante años, y menos de un tercio del total confía en la creación de un Estado Palestino en el próximo lustro. De hecho, las suspicacias respecto a los planes de Kerry, apoyados por Abás, se traducen en que el 56% de los palestinos se opone a retomar las conversaciones de paz con Israel bajo las premisas del secretario de Estado norteamericano, basadas en negociar sin condiciones previas, elaborar un plan económico para los palestinos y enfocar las negociaciones en la seguridad y las fronteras. Por el contrario, una amplia mayoría (72%) prefiere acudir a la Corte Penal Internacional con el fin de detener la expansión de los asentamientos israelíes, a pesar del temor de que ese paso acarree sanciones económicas a la Autoridad Palestina que puedan llevarla al colapso.

Pero si la paz con Israel por medio de las negociaciones planteadas por EEUU con el apoyo de Mahmud Abás no suscita un apoyo mayoritario, menor aún es la confianza de los palestinos en que las dos facciones políticas que se disputan la primacía en la Autoridad Nacional Palestina, Al Fatah y Hamás, puedan llegar algún día a un entendimiento. Sólo el 17% de los palestinos cree posible la reunificación de Gaza y la Margen Occidental bajo un único gobierno, mientras crece el número de palestinos resignados a que en el futuro surjan dos entidades territoriales palestinas separadas, que ha pasado del 33% en la última encuesta publicada al 36% actual.

En consecuencia, la opinión mayoritaria entre los ciudadanos palestinos es que la Autoridad Palestina se ha convertido en un lastre para la sociedad (40%), mientras que sólo un 30% la considera un éxito. Un mismo porcentaje (12%) cree que es una carga en un territorio y un éxito en el otro, respectivamente, lo que demuestra la bipolaridad existente en la población palestina, según resida en Gaza o en la Margen Occidental.

Mientras tanto, los palestinos siguen considerando la pobreza y el desempleo como el principal problema al que se enfrentan (29%), seguido muy de cerca (23%) por la ausencia de unidad política entre Gaza y la Margen Occidental. En contraste con lo anterior, sólo el 22% considera la permanencia de los asentamientos israelíes como el mayor inconveniente al que han de enfrentarse, seguido de cerca (18%) por los que opinan que la corrupción de las instituciones de la ANP es la principal lacra que padece el castigado pueblo palestino.