Revista de Prensa

Las relaciones turco-americanas van mal… y no pueden ir bien

 

banderas-turquia-eeuu

En Foreign Policy, Steven A. Cook constata que las relaciones turco-americanas no pasan por su mejor momento… y sostiene que es lógico que así sea, pues lo que les daba fuerza era un contexto geopolítico que ya no existe.

Turquía y EEUUU son menos aliados y socios que antagonistas y rivales estratégicos, especialmente en Oriente Medio.

(…) En realidad, EEUU y Turquía han ido en rumbo de colisión desde las Navidades de 1991, cuando la URSS se desintegró.

(…)

(…) los funcionarios americanos (…) tienden a manejarse con una serie de ideas desfasadas sobre Turquía. La política [americana hacia Turquía] continúa estando basada en la mitología de la Guerra Fría, que ha producido una imagen retrospectiva romántica de americanos y turcos “hombro a hombro durante la gran batalla ideológica con la URSS” (…) Sin la común amenaza soviética, poca cosa puede mantener unidas a Washington y Ankara. La relación bilateral no está basada en la amistad, la confianza o los valores, sino en las exigencias de un conflicto compartido.

(…)

(…) Hay diplomáticos americanos invocando infructuosamente los valores compartidos entre EEUU y Turquía, mientras ciudadanos y funcionarios de EEUU están siendo encarcelados y sometidos a abusos [en Turquía]. Ha llegado la hora de reconocer que el mundo ha cambiado, y que la relación entre EEUU y Turquía debe igualmente cambiar.

Fabrice Balanche, de la Hoover Institution, escribe sobre el complicadísimo escenario que se le presenta a la Administración Trump en Siria, país en el que se han hecho fuertes sus grandes rivales estratégicos en la zona (Rusia e Irán) y donde sus aliados regionales temen ser abandonados.

El fin del Estado Islámico coloca a EEUU en una incómoda posición geopolítica. […] Si EEUU decide quedarse [en Siria] por largo tiempo, debe prepararse para una grave crisis con Turquía. La protección norteamericana a las kurdas YPG (…) exaspera al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, porque permite la construcción de una suerte de Estado kurdo al sur de la frontera turca. Esto sólo acentuará el acercamiento [turco] a Rusia e Irán.

(…) las tropas americanas podrían ser sometidas a asedio y sufrir grandes bajas (…), como ocurrió en Beirut en 1983, cuando un camión bomba conducido por un miembro de Hezbolá explotó frente al cuartel general de los Marines en la ciudad, matando a 241 soldados. No hubo una respuesta militar significativa, y los contingentes norteamericano y francés (el mismo día, otro camión bomba destruyó su cuartel general, causando 56 muertos) abandonaron rápidamente el Líbano.

(…) La retirada americana significaría el abandono a su suerte de sus aliados locales. Así las cosas, los kurdos –que conforman la espina dorsal de las proamericanas Fuerzas Democráticas Sirias– se aproximarían a Moscú a fin de protegerse de la amenaza que para ellos representa Erdogan. En cuanto a las tribus árabes del Éufrates, no les quedará otra que negociar su acercamiento a Damasco.

Si EEUU decide retirarse de Siria, la pérdida de credibilidad de Washington en Oriente Medio y en el resto del mundo será terrible. (…)

Eyal Zisser, de la Universidad de Tel Aviv, se muestra muy escéptico ante el acuerdo de reconciliación nacional alcanzado por la organización terrorista islamista Hamás y la Autoridad Palestina y pide a sus compatriotas que no echen las campanas al vuelo.

El “histórico” acuerdo de reconciliación (…) entre las facciones rivales palestinas Hamás y Fatah, el tercero en una década, ha sido recibido con un silencio ensordecedor y prácticamente ignorado por los propios palestinos. Frente a lo que se está diciendo, no está siendo manejado como una “reconciliación histórica” que pasaría a los anales del nacionalismo palestino.

(…)

Son muchos en Israel los que ven el acuerdo palestino de reconciliación como una señal de que Hamás está reduciendo sus esfuerzos por acabar con Israel, pero es importante advertir que (…) Hamás de hecho ha destacado que sigue comprometida con su objetivo final.