Revista de Prensa

Las negociaciones se reanudarán el 17 de marzo

 

Catherine Ashton y Mohamed Zarif
"El posible veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad podría dar al traste con el intento de resolución de la ONU para llevar ayuda humanitaria a la población siria"

La jefa de la política exterior de la UE, que preside el grupo negociador de los seis poderes mundiales, y el ministro de exteriores iraní dieron ayer por finalizada en Viena la ronda de dos días de conversaciones sobre el programa nuclear de la República Islámica, quedando emplazados para una nueva sesión de reuniones entre el 17 y el 20 de marzo también en la capital austríaca.

El optimismo de las delegaciones presentes es la nota dominante, aunque las negociaciones van a seguir desarrollándose al menos seis meses en busca de un acuerdo definitivo sobre las aspiraciones nucleares de Irán. La responsable de la UE, Catherine Ashton podría visitar Teherán a comienzos de marzo.

Lo hará mañana sábado en caso de que el Consejo de Seguridad apruebe el borrador de resolución elaborado por Australia, Jordania y Luxemburgo, que incluye el acceso aéreo a través de las fronteras del país y el cese de los bombardeos con el fin de llevar ayuda a la población civil más castigada por la guerra.

El mayor escollo para aprobar esta resolución está en la presumible oposición de Rusia y China, ambos países con capacidad de veto en el órgano de seguridad de la ONU.

Además del armamento proporcionado por Rusia, Bashar al Asad cuenta con la valiosa cooperación de Teherán a través del envío de especialistas para entrenar a sus tropas y colaborar en labores de Inteligencia.

La ayuda de Irán incluye el traslado creciente a Siria de responsables de las tropas de élite de la Guardia Revolucionaria, la temida Fuerza Quds, que en principio no lucharán sobre el terreno sino que dedicarán sus esfuerzos a asistir tácticamente al Ejército de Asad.

Al menos cinco personas han muerto y varias decenas resultaron heridas ayer a causa de la explosión de un coche bomba en un centro de refugiados sirios situado junto a la frontera de Turquía, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Los servicios de emergencia han transportado a las víctimas del atentado a un hospital de la ciudad turca de Kilis, donde los responsables médicos han informado de la llegada de al menos cuarenta heridos.