Revista de Prensa

La yihad acecha a Israel

 

Bandera de Al Qaeda.

Los conflictos bélicos en las naciones vecinas han propiciado que los terroristas de Al Qaeda acumulen efectivos en zonas fronterizas de Israel, principalmente en Siria, Egipto y el Líbano, además de en la Franja de Gaza. En este reportaje del diario español El Mundo se recoge una valiosa información procedente de los servicios de inteligencia israelíes.

¿A Israel le conviene Asad o Al Qaeda? Mientras algunos ministros responden que es «elegir entre la peste y el cólera», el responsable de operaciones militares, Yoav Har Even, apunta: «Lo que nos conviene es un acuerdo político porque la inestabilidad incrementa la amenaza en nuestra frontera y alienta a los 20.000 miembros de la Yihad en Siria». Entrevistado por ‘Yediot Ajaronot’, no tiene dudas de que «cuando acaben de ocuparse de Asad, será nuestro turno. No han venido a Siria sólo a luchar sino a quedarse con una estrategia y visión. Están ya en el sur del Golán, en Deraa y preocupan mucho a Israel, Jordania y EEUU».

El cómico egipcio Basem Yusef describe en su columna semanal para Al Arabiya la paranoia de las autoridades egipcias, que sospechan de cualquier persona educada en el extranjero como un enemigo potencial de la nación. Yusef describe cómo él mismo ha sufrido esas acusaciones delirantes, y las consecuencias que este recelo hacia la cultura y lo extranjero puede tener para el futuro de Egipto. 

Una vez un periódico me acusó de ser un traidor, un espía y un agente de la CIA. El director proporcionó pruebas sólidas: «Basem Yusef se graduó en 1999. Obtuvo una licenciatura y un doctorado en una universidad británica y un permiso de residencia en Estados Unidos. Todo en siete años. ¿Cómo pudo hacerlo sin recibir el apoyo de las potencias extranjeras?».

¿Son el fracaso y la falta de logros las únicas cosas aceptables en Egipto? Estamos viviendo en una época de quema de brujas. Si usted duda de alguien, sumérjalo en un río. Si flota, es una bruja y debe quemarse. Si se ahoga, nos equivocamos y lo sentimos, que Dios le ayude. Los creativos, los intelectuales y los escritores son traidores y espías sólo porque piensan diferente.

Esas acusaciones de traición, colaboración y otras estupideces sobre la existencia de una quinta columna destruirán Egipto. La atmósfera de odio y miedo extendida por Mubarak, la Hermandad [Musulmana], las actuales autoridades y los medios de comunicación ha convertido a nuestro pueblo en un conjunto de criaturas que odian la lógica, la ciencia y el conocimiento; un pueblo fanático ahogado en los mitos y el miedo.

Ian Bremmer, fundador y presidente de Eurasia Group, importante empresa de investigación y consultoría sobre riesgos políticos, desgrana en este análisis para el diario español El País los desafíos más graves para la estabilidad de Oriente Medio.

La ‘primavera árabe’ no cumplió las expectativas depositadas en ella, y desde entonces no ha dejado de contribuir a una espiral de violencia e incertidumbre en Oriente Próximo. Hoy, la situación no está mejorando; es más, todavía no hemos tocado fondo.

A pesar de que se atisban ciertas señales optimistas, no conviene fiarse de que vayamos a tener una situación mejor en Oriente Próximo a corto plazo. Por más que se renueven los ganadores y los perdedores, las perspectivas en la región siguen siendo negativas.

David Horowitz realiza en The Times of Israel una interesante entrevista al parlamentario conservador británico Robert Halfon, de visita en el Estado judío al frente de una delegación de Conservadores Amigos de Israel. El parlamentario lamenta el escaso apoyo que las operaciones militares preventivas contra los enemigos de Occidente encuentran en el pueblo británico, motivado a su juicio por el sentimiento de haber sido engañado en la Guerra de Irak.

Halfon dijo lamentar que en la Gran Bretaña de hoy se está importando y exportando terrorismo islámico. Islamistas radicales adoctrinados en Gran Bretaña van a Siria a combatir y predicadores extremistas están llegando a tierras británicas para adoctrinar en el odio.

El voto en la Cámara de los Comunes el pasado mes de agosto contra el recurso a la fuerza en Siria, en respuesta al uso de armas químicas por el presidente Bashar al Asad contra su propio pueblo, fue un “día trágico para nuestro país”, aseguró el parlamentario británico. La votación, una aplastante derrota para el primer ministro David Cameron, refleja el “efecto cicatriz” que la Guerra de Irak ha dejado en la psique británica.