Revista de Prensa

La Unesco se vuelve a cubrir de vergüenza

 

Lo de la Unesco.

La organización internacional supuestamente dedicada a la promoción del diálogo y la paz mediante la protección del patrimonio cultural de la Humanidad ha dictado una resolución (aprobada por 24 votos a favor, 6 en contra, 27 abstenciones y dos ausencias, probablemente intencionadas) que niega el vínculo existente entre el pueblo judío y Jerusalén. Elliott Abrams, coordinador de la política mesoriental del presidente Bush Jr., explica las claves de lo sucedido.

La votación demuestra que la mayoría de los países están cansados de los abusos del sistema de la ONU por parte de los palestinos y, en general, de los árabes, pero muy pocos demostraron coraje. Hay que destacar que Albania, que se abstuvo, es el único país de mayoría musulmana que lo hizo, por lo que merece que se le reconozca el mérito. Y luego están los votos afirmativos lamentables: fuera del mundo musulmán están Brasil, República Dominicana, México, Mozambique, Nigeria, Sudáfrica, Vietnam y, por supuesto, Rusia y China.

Esta votación desacredita sobre todo a la Unesco, por supuesto, pero también a los países que apoyaron o no se opusieron a una resolución que es enteramente política y contraria a la Historia. Uno puede esperar (una esperanza débil, supongo) que en algunos de esos países haya discusión y debate sobre el voto en una resolución que deteriora a la Unesco y no beneficia en nada a los palestinos. No había razón para apoyarla, excepto el habitual sesgo de la ONU contra Israel.

La analista turca Verda Özer especula en este artículo sobre el significado de las enigmáticas palabras de Erdogan en torno a un posible cambio turco de estrategia en Siria e Irak. Los movimientos en la zona del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), enemigo de Ankara, podrían estar detrás de la retórica del islamista.

(…) la posibilidad de que el corredor kurdo del norte de Siria conectara con el PKK en Irak (…) es la principal razón por la que Ankara está poniendo el énfasis en Mosul y la razón por la que Erdogan dice que “la batalla de Turquía en Siria e Irak no es una cuestión opcional, sino una obligación existencial”. Sin embargo, este paso adelante no significa que Turquía vaya a enviar más tropas a Irak. Más bien, Ankara está insistiendo en que las fuerzas suníes que han sido entrenadas en Bashiqa [una localidad próxima a Mosul] durante los dos últimos años tomen parte en la inminente ofensiva.

(…)

Ankara defiende que Mosul, de mayoría suní, no debería ser liberada únicamente por el Ejército iraquí y las milicias chiíes, que están bajo la influencia de Irán. Turquía teme que eso desencadene otra guerra sectaria en Mosul con el resultado de la masacre de la población suní a manos de los chiíes, como ya ha ocurrido en otras partes de Irak.

El analista saudí Hasán al Mustafá pone como referente al enviado especial de Obama Richard Holbrooke, que fue capaz de sentar a la mesa de negociaciones a India y Pakistán, algo que parecía imposible.

Los conflictos a los que asiste hoy Oriente Medio en los frentes político, económico y sectario nos urgen a pensar soluciones pacíficas y en el diálogo entre los rivales como algo extremadamente importante.

Convertir países como Siria, Irak y Libia en zonas catastróficas y desmantelarlos con fronteras sectarias y étnicas amenazaría la estabilidad de Oriente Medio.

Vali Nasr [autor del libro ‘The Dispensable Nation: American Foreign Policy in Retreat’] cree que Richard Holbrooke “luchó por la paz” porque siempre percibió la diplomacia como una prioridad que está antes que la guerra y como un mecanismo fiable en los tiempos más difíciles. (…) esto es lo que deberíamos perseguir, aunque nos enfrentemos a arduas y difíciles tareas.