Revista de Prensa

La tragedia de los cristianos de Oriente Medio

 

cruz-de-sangre2

En el Jerusalem Post, Micah Halpern llama la atención sobre la tremenda situación de los seguidores de Cristo en la región y llama a su defensa y a que Occidente preste al asunto el interés que merece.

Los cristianos temen por sus vidas en ciertas partes de Oriente Medio. El Estado Islámico los ha declarado su objetivo primordial, su ‘presa favorita’. Aun así, el sufrimiento y la tragedia de los cristianos de Oriente Medio están pasando relativamente inadvertidos en buena parte de los mundos cristiano y occidental.

(…)

Hemos de impedir la opresión de las minorías, y sabemos de la importancia de defender a quienes no pueden defenderse a sí mismos. Aun así, en el mundo árabe hay quien dice que los judíos están exagerando las atrocidades [que se perpetran en el mismo] sólo para dar mala imagen a los regímenes musulmanes (…) Cuando grupos extremistas como el ISIS asesina con impunidad, se convierte en noticia de gran interés en Israel. La razón más obvia es que Israel puede ser el siguiente (…)

(…)

Proteger a los cristianos [equivale a] proteger la región. Y, en definitiva, protegerá también a Israel.

Jonathan Tobin saluda la rompedora política de hechos consumados que está siguiendo Donald Trump en el conflicto israelo-palestino, pues, frente a lo que tantos proclaman, podría dar sus frutos y acercar la paz.

A diferencia de lo que sucedió cuando Trump proclamó su reconocimiento de la Ciudad Santa como la capital de Israel, las reacciones [al anuncio de que la embajada norteamericana en Jerusalén abrirá sus puertas el próximo 14 de mayo] han sido de perfil bajo. El mundo árabe y las gentes musulmanas no han tomado las calles en señal de protesta ni provocado disturbios. (…) La Autoridad Palestina ha protestado por que EEUU celebre esa fecha [la declaración de independencia de Israel] en la que los palestinos [conmemoran] su ‘Nakba’ (“catástrofe”), pero ahí lo han dejado.

(…)

La idea de que los agravios palestinos son la única o principal causa de inestabilidad en Oriente Medio ha sido siempre un mito. Así como la que sostiene que puede alcanzarse la paz antes de que los palestinos admitan su derrota en su guerra centenaria contra el sionismo. Al adoptar una política de hechos consumados que no impiden un (…) acuerdo de paz, EEUU está además revelando la insustancialidad del consenso antiisraelí que sostiene que cualquier reconocimiento occidental que fuerce a los palestinos a renunciar a sus ilusiones es inadmisible. Si alguna vez llega la paz –y ahora parece estar muy lejos–, será por medio de la clase de realismo que está adoptando Trump, no por el apaciguamiento ante las fantasías palestinas que tan a menudo han caracterizado las posiciones de otros presidentes [norteamericanos].

(…)

La paz se hará esperar hasta que se produzca un cambio radical en [la] cultura [palestina] que posibilite a sus líderes apostar por la paz en vez de, como no ha dejado de hacer Abás, aferrarse a las fantasías nacionalistas y religiosas que la dificultan.

Es el vaticinio del periodista saudí Mohamed al Saij, que no descarta en absoluto que la situación en la República Islámica acaba degenerando en un conflicto como el que está devastando Siria.

Con toda probabilidad, Irán acabará sucumbiendo ante las protestas y manifestaciones populares, por la sencilla razón de que no tiene soluciones para sus crecientes problemas económicos, a menos que abandone sus onerosas prácticas expansionistas. La mayoría de los ingresos iraníes están siendo canalizados hacia las milicias que pugnan por sus objetivos expansionistas.

(…)

Si las masas hambrientas van a la revuelta, es muy probable que su revolución se acabe convirtiendo en una sangrienta guerra civil, como la que está teniendo lugar en Siria. Yo sólo digo que las fallas económicos que afronta la teocracia siempre serán causa y desencadenante de guerras civiles.