Revista de Prensa

La OTAN termina su misión en Afganistán

 

OTAN en Afganistán
"Los dirigentes de Hamás prohibieron en el último momento a 37 huérfanos de la guerra del pasado verano que visitaran Israel"

Con el acto simbólico de replegar la bandera en el cuartel de Kabul, se ha puesto fin a los 13 años de misión internacional en tierras afganas. La fuerza de la ISAF será sustituida por otra misión en la que participarán 12.000 efectivos, en su mayoría estadounidenses. La misión, denominada Apoyo Decidido durará en principio dos años. El relevo se hará efectivo el 1 de enero de 2015.

En estos 13 años, unos 3.500 soldados de la ISAF han perdido la vida en el desempeño de su misión sobre el terreno.

Los niños, de entre 12 y 15 años,  perdieron a sus padres el pasado verano en la guerra contra el terrorismo de la Franja de Gaza. La visita había sido coordinada con las autoridades israelíes, pero cuando los niños habían alcanzado ya la frontera, los dirigentes del grupo terrorista palestino que controla la Franja denegaron su permiso para que entraran en Israel y les hicieron volver atrás, aduciendo que se trataba de “una visita sospechosa que pretendía normalizar la ocupación sionista ante nuestros hijos“.

El jeque Alí Salmán, secretario general del partido Al Wefaq, ha sido detenido tras participar el pasado viernes en una manifestación contra el Gobierno. El Ministerio del Interior ha confirmado que Salmán será interrogado por la Dirección General de Investigación Criminal, dado que ha sido acusado de incitar a la rebelión. Alrededor de 2.000 personas participaron en la marcha de protesta en la que, según las autoridades, se registraron algunos “delitos” sin especificar.

Un terrorista suicida ha hecho detonar una bomba y causado al menos 10 muertos y 20 heridos durante la celebración del funeral en honor del general Hamid Taqavi, que había perdido la vida luchando contra el Estado Islámico (EI). Los hechos han ocurrido en Taji, una provincia de mayoría suní, al norte de Bagdad. Hasta el momento nadie se ha atribuído la autoría del atentado, si bien se cree que es una nueva acción terrorista del EI.

Los tres vehículos ardieron pese a que las fuerzas de seguridad libias actuaron rápidamente para sofocar el incendio, según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores saudí. Se desconoce el origen del incendio, motivo por el que el Gobierno saudí ha enviado un equipo a Libia para investigar el incidente, en colaboración con las autoridades del país.