Revista de Prensa

La opinión pública palestina y el terrorismo

 

Palestinos celebrando la matanza terrorista de Sarona Market (Tel Aviv), 8 JUN 16.

Daniel Polisar, del Shalem College, pone de relieve la insistencia con que la mayoría de los palestinos se muestra a favor del terrorismo contra los israelíes en las encuestas de opinión. Polisar detalla la principal razón que, a su juicio, explica este fenómeno.

Durante ocho años, el Palestinian Center for Policy and Survey Research (PSR) no preguntó acerca de atentados o disparos a civiles israelíes dentro de Israel. Hasta comienzos de este mes. Ahora que los resultados se han publicado parece, por desgracia, que continúa el viejo patrón  de que los ataques sangrientos generan simpatía e incluso admiración.

¿Cómo puede esto ayudar a explicar el tiroteo [de] Tel Aviv? En pocas palabras, los aspirantes a terroristas que contemplan un ataque pueden confiar razonablemente en que, si tienen éxito en asesinar o herir a civiles israelíes, sus acciones obtendrán el apoyo y las alabanzas de su sociedad; para ellos, sus familias y el grupo al que pertenezcan, vivan o no para disfrutarlos personalmente. De hecho, serán considerados héroes no sólo en los comunicados de Hamás, sino en las mentes de los palestinos de a pie.

Benjamin Weinthal, de la Foundation for Defense of Democracies, recopila en este artículo las evidencias de las conexiones del grupo terrorista chií libanés de obediencia iraní con el crimen organizado y sus actividades en suelo europeo. El autor aboga por que la Unión Europea reconsidere su decisión de ilegalizar sólo a la rama militar y proscriba a la organización al completo.

Las sumas que Hezbolá ha recaudado en Europa para financiar el terrorismo han alcanzado niveles extraordinarios. Y se cree que las autoridades antiterroristas de la UE sólo han rascado la superficie.

(…)

De acuerdo con un informe interno de la inteligencia alemana de 2014 –el más reciente disponible–, Hezbolá tiene 950 miembros activos en la República Federal. El número real se cree que es mayor. Una multitudinaria manifestación pro Hezbolá y pro iraní (el Día de Al Quds) está fijada para el 2 de julio en Berlín.

Para detener el terrorismo de Hezbolá en todo el planeta, especialmente en Siria, donde ha desempeñado un papel importante en la muerte de casi 500.000 personas, la UE tendrá que reconsiderar la proscripción del movimiento libanés en su integridad.

Eyal Zisser, del Moshe Dayan Center for Middle Eastern and African Studies, conmemora la destrucción por la aviación israelí del reactor nuclear que Sadam Husein estaba construyendo en las inmediaciones de Bagdad.

El ataque al reactor de Osirak desató las críticas del resto del mundo, pero el tiempo confirmó que fue una decisión acertada.

El ataque contra el reactor de Osirak, hace 35 años, provocó un intenso debate interno y algunos miembros de la oposición se apresuraron a criticar al entonces primer ministro, Menájem Béguin, por haber decidido atacar en Irak. Pero todo eso palideció en comparación con las críticas vertidas por los demás países del mundo, entre ellos EEUU, que incluso decretó un embargo temporal del envío de armamento a Israel.

(…)

De hecho, las lecciones del pasado nos enseñan que debemos tratar cualquier acción militar como un mal necesario, cuyo resultado debe examinarse con la cabeza fría y sentido común. Hay una gran distancia, no obstante, entre esas lecciones y la debilidad y la parálisis que atenaza a la comunidad internacional cada vez que surge una amenaza como el reactor nuclear de Sadam. Hay que evaluar tales amenazas a través de los ojos de Israel y de acuerdo con los intereses israelíes, como hizo Béguin en la festividad judía de Shavuot de 1981.