Revista de Prensa

La ONU sí apoya el pacto de unidad palestina

 

ONU
"Netanyahu da por rotas las negociaciones de paz con los palestinos, después del pacto de Mahmud Abás con el líder de la organización terrorista Hamás"

A pesar de las fuertes críticas de EEUU, Israel y la UE, la Organización de las Naciones Unidas expresó ayer su apoyo al pacto alcanzado entre las dos principales facciones palestinas rivales, en virtud del cual surgirá un Gobierno de unidad y se convocarán nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias.

En cuanto a la cancelación del proceso de paz con Israel, consecuencia inmediata de este acuerdo con la organización terrorista Hamás, el portavoz de la ONU aseguró que tanto el enviado especial para Oriente Próximo, Robert Serry, como el secretario general, Ban Ki Moon, “continuarán trabajando con todas las partes para intentar garantizar que las negociaciones sigan adelante para alcanzar la solución de dos Estados”.

El acuerdo fue adoptado ayer por el Gabinete de Seguridad, después de una reunión de cinco horas de duración, en respuesta al acuerdo de unidad entre la OLP liderada por Mahmud Abás y la organización terrorista Hamás.

La decisión de Israel pone fin al plazo de nueve meses abierto por iniciativa de EEUU para alcanzar un acuerdo marco con el bando palestino. Además de cancelar estas negociaciones, el Ejecutivo de Netanyahu valora la posibilidad de imponer sanciones económicas a la Autoridad Palestina.

Ese es el efecto inmediato de la supresión de los subsidios a la venta de gasolina decretada por el Gobierno iraní. La medida entró en vigor en la pasada medianoche, pero no se han producido disturbios en las estaciones de servicio como ocurrió en anteriores ocasiones en las que se llevaron a cabo decisiones parecidas.

Ruhaní ha decido acabar con los precios subsidiados del combustible para tratar de reducir la inflación galopante y equilibrar la economía del país, fuertemente afectada por las sanciones comerciales impuestas por la comunidad internacional a causa del programa nuclear de la República Islámica.

El ataque se ha producido en la localidad de Atreb, con el resultado de 27 personas muertas y varios heridos todavía sin cuantificar según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. El régimen ha intensificado los ataques en Alepo y los pueblos adyacentes, donde todavía hay núcleos de resistencia de grupos rebeldes, después de haber conseguido importantes avances en Damasco y el centro del país.