Revista de Prensa

La locomotora norteamericana no se detiene en la estación palestina

 

donald_trump-940x628

El analista israelí Reuven Berko recurre a una metáfora ferroviaria para exponer su idea de que Trump ha decidido ignorar completamente al liderazgo palestino, al que considera un obstáculo para sus planes regionales.

Los palestinos han cavado un túnel bajo nuestros pies. Irónicamente, la luz que ven al final del mismo es la de la locomotora trumpiana yendo a toda marcha contra ellos, llevándose por delante sus sueños. De momento, el traslado de la embajada de EEUU [en Israel] a Jerusalén ha hecho trizas su ilusión de convertir ésta en la capital de Palestina. Igualmente, la UNRWA ha sido laminada, y con ella la mentira de los refugiados y la fantasía de su ‘retorno’. El apoyo financiero a la Autoridad Palestina ha sido recortado, y clausurada su oficina en Washington.

La locomotora de Trump avanza a toda máquina [por todo el mundo] en pro de los intereses americanos (…) En las estaciones que encuentra a su paso, Trump reconstruye la coalición destruida por Barack Obama, se dispone a poner freno a Irán, China y sus aliados y amansa a los recalcitrantes países europeos. Los palestinos han comprendido, demasiado tarde, que la luz al final de su túnel de incitación era (…) la de la locomotora trumpiana. Pese a su empeño por hacerla descarrilar, [la locomotora] de Trump no se ha detenido a hacer negocios en la estación palestina de la manipulación y el rechazo permanente: simplemente la ha dejado atrás.

El analista irano-americano Amir Taheri reflexiona sobre los Acuerdos de Oslo incidiendo en aspectos por lo general no resaltados por los demás estudiosos de la cuestión.

Oslo no sólo no preveía la creación de un Estado palestino, sino que puede haberla pospuesto ‘sine die’. [Oslo] creó un nuevo ‘statu quo’ con el que se encuentran cómodos quienes tienen armas y dinero en el bando palestino, mientras que el israelí puede por su parte ahorrarse las perspectivas a largo plazo de una situación inestable.

(…)

Un cuarto de siglo más tarde, tenemos un ‘statu quo’ que, aunque lejos de ser ideal, semeja estable, así como la esperanza titilante de un nuevo acuerdo muñido por EEUU. En ambos casos, y frente a la percepción común, son los palestinos, por débiles y divididos que se encuentren, quienes habrán de tomar una decisión.

En esta breve pieza, Aminetth Sánchez da cuenta de innovaciones tecnológicas israelíes que podrían hacer avanzar sustancialmente al sector agrario de América Latina, de gran importancia para la región.

El riego por goteo. Un método que utiliza moscas modificadas genéticamente para combatir las plagas. Un proyecto para lograr que las vacas tengan el récord mundial de producción de leche. Todas son innovaciones israelíes reconocidas que resuelven problemas de la agricultura, sector que aporta casi 3% del Producto Interno Bruto (PIB) de aquel país.

La búsqueda constante de soluciones innovadoras ha convertido a Israel en un hub de tecnologías agrícolas. Cada vez más gobiernos, empresas y agricultores acuden al país para identificar proyectos e importarlos a sus regiones. “Hay muchas ‘start-ups’ en temas de agricultura, agua, tecnología alimentaria y verdes”, dice Tobias Mendelovici, ‘managing partner’ de la consultora Ocean Business, especializada en conectar a empresas israelíes con compañías, organizaciones o gobiernos en América Latina que quieran implementar iniciativas con tecnología innovadora.

Aunque las propuestas israelíes abarcan distintas divisiones del sector y han arrojado resultados positivos, Mendelovici –agrónomo y titular de la consultora fundada en 2011– afirma que hay cuatro temas principales que los emprendimientos agrícolas de Israel, por su experiencia, pueden resolver en América Latina.