Revista de Prensa

La Liga Árabe insta a Hamás a reconocer a Israel

 

hamas yihad
"Javier Espinosa, que estuvo secuestrado más de seis meses por yihadistas opositores a Asad, describe en el diario español 'El Mundo' las escenas dramáticas producidas en Homs con el abandono de los rebeldes a causa, principalmente, del hambre"

Amr Musa, ministro egipcio de Exteriores entre 1991 y 2001 y secretario general de la Liga Árabe desde 2011, explica las claves para que el proceso de paz entre palestinos e israelíes llegue a buen puerto.

Hamás debe reconocer la existencia de Israel si los palestinos quieren seguir adelante con sus esperanzas de establecer su propio Estado, dijo este miércoles el ex ministro de Asuntos Exteriores egipcio Amr Musa. «Es normal que los palestinos se reconcilien», dijo Musa acerca del reciente acuerdo de unidad alcanzado entre los militantes de Hamás, que dirigen la Franja de Gaza, y la Organización para la Liberación de Palestina. Sin embargo, añadió, «creo que Hamás debería declarar su aceptación de la iniciativa árabe de 2002, que es el mapa de ruta de la normalización y el reconocimiento del Estado de Israel junto con el establecimiento del Estado palestino y la retirada de los territorios ocupados”.

El secretario de Estado norteamericano es uno de los políticos más cuestionados dentro y fuera de EEUU por sus erráticas políticas basadas en los sentimientos y las buenas intenciones, sin resultados tangibles. El fracaso del proceso de paz entre palestinos e Israelíes, impulsado decididamente por la Casa Blanca, es el último fiasco de la política exterior norteamericana. Tal y como refleja The Washington Post en este editorial, esta decepción implica nuevos interrogantes acerca de los movimientos que palestinos e israelíes pueden llevar a cabo en el futuro inmediato para asegurar sus posiciones.

«Un desafío proviene del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, que ha puesto en marcha una nueva iniciativa de reconciliación con el movimiento islámico Hamás. En teoría un acuerdo palestino que supere la división entre Cisjordania y la Franja de Gaza, al tiempo que da paso a unas elecciones democráticas, podría ser un elemento positivo , pero los numerosos planes de ‘unidad’ anunciados en el pasado han fracasado debido a la negativa de Hamás a reconocer a Israel o renunciar al terrorismo. Dado que Hamás no va a cambiar radicalmente su postura, un acuerdo palestino podría dar lugar a la interrupción de la financiación de Israel y EEUU a la AP en Cisjordania y a las fuerzas de seguridad palestinas, cuya cooperación con Israel ha contribuido en los últimos años a mantener la paz. (…) Los políticos israelíes, por su parte, están proponiendo ideas tales como la anexión unilateral de partes de Cisjordania, una medida que sería una provocación sin ningún provecho sustancial.

Javier Espinosa, reportero que estuvo secuestrado más de seis meses por yihadistas opositores a Asad, describe en el diario español El Mundo las escenas dramáticas producidas en la referida ciudad con el abandono obligado de los rebeldes a causa, principalmente, del hambre.

El hambre fue el elemento determinante que forzó este miércoles a los cerca de 2.500 rebeldes y civiles que todavía resistían el asedio de las tropas del régimen en Homs a aceptar el inicio de su evacuación, en una simbólica decisión que deja a la ciudad que fue considerada como la ‘capital’ de la revuelta contra Bashar Asad bajo el control casi absoluto del ejército y las milicias gubernamentales.

Varios cientos de personas –cerca de 800, según fuentes de la oposición– partieron durante la mañana de este miércoles en sendos convoyes de autobuses escoltados por vehículos de Naciones Unidasen en dirección a la aldea de Dar al Kabira, al norte de la provincia siria.

La imagen que mejor personificaría el valor representativo que tenía Homs para los opositores sirios sería quizás la de ese combatiente que se arrodilló sobre las ruinas de una calle para besarlas antes de partir con su mochila y su ametralladora al hombro.

«Tengo una gran pena y ganas de llorar. Tengo la impresión de que mi alma ha abandonado mi cuerpo al irme de Homs”.

La importancia de Asma Asad para devolver a su marido la popularidad de la que gozaba antes de la guerra se está poniendo de manifiesto con su decisión de aumentar su presencia pública a menos de un mes de las elecciones. Se da la circunstancia de que Asma es natural de Homs, cuna de la insurgencia.

En los últimos meses, Asma ha realizado más apariciones públicas que en los últimos tres años, desmintiendo así las especulaciones de que ella y sus hijos pudieran estar en el extranjero. Por ejemplo, el pasado 20 de marzo, con motivo del Día de la Madre, la primera dama siria se reunió con un grupo de madres de fallecidos en la guerra, en la que, después de abrazarlas y consolarlas, les dijo: «Siria es como vosotras: está cansada pero es firme».

Ante la deprimente imagen del pudridero sirio, ya nadie se rasga las vestiduras por que los Asad gasten cientos de miles de dólares en objetos de lujo, o por el férreo apoyo de Asma a su marido. Puede que por una temporada nadie invite al matrimonio presidencial sirio a un cóctel en la Riviera, pero ya hay voces que vuelven a comentar el exquisito gusto de Asma a la hora de escoger vestuario.