Revista de Prensa

La guerra contra Hamás será una guerra larga

 

Terroristas de Hamás.

Efraín Inbar, director del Begin-Sadat Center for Strategic Studies, defiende la necesidad de una larga guerra de desgaste contra la organización terrorista que detenta el poder en Gaza.

A pesar de las afirmaciones en contrario por parte de la derecha israelí, el final del régimen de Hamás no es un objetivo militar fácilmente alcanzable. Las raíces de Hamás en la sociedad palestina son profundas, particularmente en Gaza (…) Hamás simplemente no puede ser erradicada con una conquista desde el exterior y después reformando a la sociedad palestina (…) Incluso si se acabara con el mandato de Hamás, su infraestructura civil seguiría existiendo.

Las llamadas desde la izquierda israelí a una “solución política” son igualmente irreales. Hamás, la Yihad Islámica y los grupos salafistas ven a Israel como una aberración teológica. Todos ellos podrían aceptar a regañadientes treguas temporales, pero seguirán rechazando categóricamente cualquier acción diplomática que pretenda resolver el conflicto palestino-israelí…

Israel probablemente se verá embarcado en una guerra de desgaste contra Hamás por mucho tiempo. Mantener al enemigo desequilibrado y reducir su capacidad requerirá preparación militar y disposición a usar la fuerza de manera intermitente (…)

El analista libanés especializado en Siria Sam Heller da cuenta de cómo está maniobrando Moscú para sacar provecho estratégico del conflicto en el país levantino.

La idea de que EEUU puede amenazar al régimen aliado de Rusia en Siria de manera unilateral y sin consecuencias es irreal. Y a menos que EEUU esté dispuesto a arriesgarse a una confrontación peligrosa e impredecible con Rusia, el curso de la guerra siria dependerá de lo que Rusia haga.

(…)

Sin una senda clara hacia la victoria militar o política, parece que Rusia puede alimentar el conflicto indefinidamente, o bien puede tratar de forzar una resolución intensificando su implicación, arriesgándose a una intervención tan onerosa como la de la Unión Soviética en Afganistán.

En el 40 aniversario de la célebre operación militar de las fuerzas especiales israelíes, que liberaron a los pasajeros de un avión secuestrado por terroristas palestinos y alemanes, Fiamma Nirenstein, miembro de la delegación italiana del Consejo de Europa, pone de relieve el verdadero significado de esa acción heroica.

El objetivo era rescatar a los prisioneros judíos en poder de los terroristas, y así poner fin definitivamente a la idea de que los judíos son presa fácil para los antisemitas, que han dirigido su furia contra el pueblo judío a través de la historia mientras el mundo miraba con indiferencia…

(…)

Los judíos ya no son ovejas camino del matadero, sino gente capaz de hacer cosas consideradas imposibles. Desde entonces, los judíos ya no tienen por qué sentirse abandonados al capricho de sus enemigos. Los judíos ahora pueden creer que alguien vendrá a por ellos; y ese alguien será un soldado israelí. Desde Entebbe, los judíos ya no están solos.