Contextos

La Guardia Revolucionaria quiere destruir la Armada estadounidense

Por Michael Rubin 

Portaaviones USS George Washington.
"El comandante dijo que el gran tamaño de los buques de guerra estadounidenses los ha convertido en un objetivo muy fácil para la fuerza naval de la Guardia Revolucionaria, sobre todo si se tiene en cuanta que 'tenemos análisis muy precisos del diseño, construcción y estructura de esos buques de guerra, y sabemos cómo actuar'"

Alí Fadavi, comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán , ofreció recientemente una entrevista a la agencia iraní Fars News, en la que denominaba a la destrucción de la Armada estadounidense “el principal objetivo estratégico” de la Guardia Revolucionaria. La entrevista puede leerse aquí, y ésta es parte de ella :

‘”Llevar a cabo entrenamientos, ejercicios y prácticas a fin de estar preparados para objetivos operativos está siempre en nuestra agenda, y los norteamericanos y el mundo entero saben que uno de los objetivos operativos de la Armada de los CGRI es la destrucción de la fuerza naval estadounidense”, declaró el almirante Fadavi en una entrevista exclusiva con la agencia Fars News. Dijo que la capacidad de combate aéreo de Estados Unidos depende por completo de los cazas que despegan de sus portaaviones, “por tanto, es algo natural que queramos hundir esos navíos”.

El almirante señaló, asimismo, la vulnerabilidad de los grandes buques de guerra y de los portaaviones estadounidenses, particularmente en un hipotético combate cualquiera frente a misiles y barcos rápidos iraníes en el Golfo Pérsico, y añadió: “Si le echan un vistazo al libro de Robert Gates, verán cómo expone las vulnerabilidades de los portaaviones ante la Armada de los CGRI, y [por eso] pide un cambio en la estrategia naval estadounidense. Es algo que no resulta sencillo, pero ellos [los norteamericanos] han comenzado a hacerlo, como él ha insistido”. El comandante dijo que el gran tamaño de los buques de guerra estadounidenses los ha convertido en un objetivo muy fácil para la fuerza naval de la Guardia Revolucionaria, sobre todo si se tiene en cuanta que “tenemos análisis muy precisos del diseño, construcción y estructura de esos buques de guerra, y sabemos cómo actuar”.

El presidente Obama y el Secretario de Estado, John Kerry, parecen empeñados en tratar a Irán como a un interlocutor sincero en las negociaciones nucleares. Naturalmente, si Irán desarrollara capacidad militar nuclear, el mando y el control de ese arsenal estarían en manos de la Guardia Revolucionaria. Y ésta ha dejado claro en repetidas ocasiones que ni respeta ni se atendrá a ningún acuerdo que negocien los diplomáticos iraníes. Y ahora uno de los principales mandos de los CGRI se ha jurado destruir a la Armada estadounidense.

Mientras ciertos periodistas y algunos diplomáticos estadounidenses restaron importancia a la construcción por los iraníes de un falso portaaviones estadounidense, alegando que era para una película, los propios dirigentes iraníes dijeron que era para practicar ataques contra el verdadero. El obstinado romance de Obama y Kerry con los diplomáticos de la República Islámica o bien supone incompetencia estratégica o es negligencia deliberada; cada vez resulta más difícil encontrar una tercera opción. La única pregunta es cuantas vidas norteamericanas se perderán antes de que la Casa Blanca reconozca que puede que los altos cargos iraníes hablen en serio cuando hablan de matar estadounidenses.

Commentary